Julián Contreras
Julián Contreras - Gtres

Famosos españoles que también ingresaron en centros psiquiátricos

La mujer de Jesulín de Ubrique, María José Campanario, no es la única que ha tenido que ser atendida por problemas mentales

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

12345
  1. Rosa Benito

    La colaboradora televisiva ingresaba en la madrileña clínica Nuestra Señora de la Paz en febrero de 2014, donde tuvo que guardar reposo absoluto tras caer en una fuerte depresión de la que le costó mucho salir.

    Rosa Benito solo podía recibir visitas de sus familiares y se encuentraba aislada del mundo exterior: no podía ver la televisión ni leer la prensa, tampoco tener el teléfono móvil cerca. Sus familiares mantuvieron un silencio absoluto en todo momento, excepto su hermana Geles, que explicó que la colaboradora «se está recuperando» de una enfermedad que «necesita su tiempo». Benito permaneció ingresada hasta que los médicos observaron una adecuada mejoría tanto física como mental de la colaboradora.

    Tras su alta volvía a la televisión con fuerza aunque el desgaste que provocaba exponer su vida diariamente hizo que Rosa quisiera alejarse de los medios.

  2. Raquel Mosquera

    Raquel Mosquera
    Raquel Mosquera - Gtres

    La viuda de Pedro Carrasco, Raquel Mosquera, ha tenido que ser ingresada en varias ocasiones debido a los brotes psicóticos que sufre.

    La peluquera ha ingresado cerca de 10 veces por cuestiones relativas a su salud mental en la unidad de psiquiatría de diferentes hospitales de Madrid, desde que en enero de 2006 su mala relación con su ex marido, Tony Anikpe, motivara el primer ingreso. La última, en septiembre de 2016 tras haber dejado de tomar la medicación para tratar su bipolaridad. Este último ingreso se produjo después de haber acudido al programa de televisión «Sálvame Deluxe», donde habló sobre su relación con Carrasco y su hija Rocío, algo que le pudo crear ansiedad. Raquel, que no puede abandonar su tratamiento, ha sufrido recaídas por dejar de tomarlo en alguna ocasión.

    En enero de 2006 estuvo ingresada en la misma unidad del Hospital Puerta de Hierro, posteriormente fue traslada a la Clínica López Ibor. En agosto de 2008, sufrió una nueva crisis, que la llevó a su ingreso hospitalario en el Gregorio Marañón para después volver a la López Ibor. Tres meses después ingresó en Puerta de Hierro con pronóstico reservado. En 2012 volvió para ser tratada de su enfermedad.

  3. Julián Contreras Jr.

    Julián Contreras Jr.
    Julián Contreras Jr. - Gtres

    Al hijo de Carmina Ordóñez, Julián Contreras Jr., no le han ido demasiado bien las cosas en su vida. Con el recuerdo de su madre en su mente, hasta la medicación que podría salvarle el ánimo le destroza, según confesó durante una entrevista en el programa «Sálvame Deluxe»: «Cuando me recetan las mismas pastillas que a mi madre, me derrumbo», espetó sin consuelo.

    El joven montó un restaurante de comida italiana en Madrid que no ha dado los resultados que esperaba, lo que le ha hecho tener que enfrentarse a un desahucio. Y es que no solo las deudas de su propio negocio le han hundido sino también el dinero que ha prestado, más de «50.000 euros» que ha dejado «a gente que ni conocía».

    La dramática realidad hizo que incluso se planteara quitarse la vida porque «no aguantaba más». «El 10 de agosto es el cumpleaños de mi padre y fue muy duro, muy duro. El 11 creo que falleció Robin Williams y pensaba este señor, que invirtió su vida en hacer reír a los demás, y lo que sufría por dentro y yo ese día me rendí y lo reconozco, yo ese día no quise seguir. Se lo dije a mi doctora al día siguiente. Mi madre se murió sin que yo la pudiera coger de la mano por última vez y esto me persigue y me perseguirá toda mi vida. Yo esa noche no pude más pero aquí estoy», relataba mientras las lágrimas y la voz entrecortada se le apoderaban.

    Afortunadamente, Julián se ha podido recuperar por completo del pozo en el que estaba metido. Para ello, se ha refugiado en el deporte y su trabajo. Y para ponernos los dientes largos luce cuerpazo en redes sociales. Ahora es coach y ayuda con sus libros a otros a superar los baches de la vida.

  4. José Fernando Ortega Mohedano

    José Fernando Ortega Mohedano
    José Fernando Ortega Mohedano - Gtres

    El hijo de Ortega Cano y Rocío Jurado ingresaba por primera vez y por su pie en el año 2015 en la clínica López Ibor, donde ya se ha convertido en un viejo conocido.

    En 2014 parecía que el joven levantaba cabeza. Volvió a Sevilla, compartió un piso con otros chicos que también habían pasado por ese proceso, se apuntó al gimnasio y acudía al Instituto Galeno del Marismeño donde hacía terapia. Bueno, todo esto es casi un decir, porque apenas fue unos días. Enseguida empezó a faltar y se le empezó a ver fuera de Sevilla, con sus amistades peligrosas.

    Las personas que trabajaban en el centro estaban bastante cansados de que Ortega hijo se pasara el tratamiento por el forro de los pantalones. «Para seguir esta terapia hay que acatar una serie de normas. Si no es así entonces se termina el proceso», explicaba uno de ellos, que sabía lo que significaba salir de las drogas y comenzar una nueva vida.

    José Fernando dice a su gente que él solo puede con todo, que no necesita terapia y que con ir al gimnasio y cuidarse es suficiente. No fue eso lo que su defensa alegó ante el juez en el caso de robo y agresión que le llevó a la cárcel.

  5. Alba Carrillo

    Alba Carrillo
    Alba Carrillo - Gtres

    La modelo reconoció en «Sálvame Deluxe» que estuvo en tratamiento durante su relación con Feliciano López por el trato que éste le daba. «Tanto en mi noviazgo como durante el matrimonio yo estaba en tratamiento con pastillas de los nervios y lo mal que me sentía por cómo él me trataba, mucha indiferencia. De hecho, Feli y todos saben que yo no quería casarme porque ya intunía lo que se me venía encima pero no quería que me dejara y cedí, ya que tanto él como su familia son muy creyentes y nos casamos por la Iglesia. Por mí nos hubieramos casado solos en el juzgado».

    Alba Carrillo afirmó que tras su separación tocó fondo y estuvo ingresada durante un día en la clínica López Ibor. Después su madre decidió llevársela a casa para cuidarla. En plató, Carrillo aseguró que «contar lo sucedido con él va a ser una catarsis, una liberación».