Don Felipe y Doña Letizia el día de su boda
Don Felipe y Doña Letizia el día de su boda - Francisco Javier De Las Heras

Felipe y Letizia: un enlace real pasado por agua

El 22 de mayo de 2004 se celebró una de las bodas más importantes en España desde principios del siglo XX

MadridActualizado:

El 22 de mayo de 2004 se producía uno de lo eventos reales más esperados en nuestro país desde finales del siglo XX. Los actuales Reyes de España, Don Felipe y Doña Letizia, acapararon las miradas en una boda multitudinaria que se celebró ante la atenta mirada de 25 millones de telespectadores.

Todo estaba preparado para un día en el que el tiempo «hizo de las suyas» y, a pesar de todo, esto no se convirtió más que en una anécdota para el recuerdo. La lluvia, eso sí, «impidió el paseo a pie de la novia y privó a todo el mundo de un espectáculo tan esperado», tal y como recogió ABC en la crónica del evento.

El por aquel entonces Príncipe de Asturias lució el uniforme de comandante del Ejército de Tierra, azul marino, sobre el que lucía el collar de la Orden del Toisón de Oro y la banda y la placa de la Gran Cruz del Collar de la Orden de Carlos III. Y con el traje aún mojado por los caprichos del tiempo, Felipe VI entró en la catedral de La Almudena, en Madrid, mientras sonaba el himno nacional.

El vestido de la Reina, diseñado por Manuel Pertegaz -que posiblemente recibió el encargo de su vida- fue sin duda uno de los elementos que más intriga generó antes del enlace. Un diseño de corte continuado desde los hombros hasta el suelo, ceñido en la parte superior del cuerpo, que se prolongaba formando una cola de 4,5 metros. Este secreto, tan bien guardado, se desveló a su entrada del templo, minutos más tarde de lo esperado, caminando del brazo de su padre, Jesús Ortiz.

A las once y cuarto comenzó la ceremonia en la que no se escuchó el ya de sobra conocido «sí quiero», pues los novios optaron por la fórmula más larga: «Yo, Felipe, te recibo a ti, Letizia, como esposa y...» para después proceder a la entrega de los anillos: «Letizia, recibe estas arras…», un texto que, tal y como recogió ABC en su día, Don Felipe tuvo que repetir debido a los nervios del momento.

Visiblemente más relajados, los Reyes protagonizaron su primer beso como marido y mujer. Fue mientras el coro entonaba el Canto del Agnus Dei, en la mejilla, antes de que Felipe VI susurrara unas palabras a su mujer.

Una vez firmadas las actas, y tras pronunciarse las palabras «podéis ir en paz», los recién casados abandonaron La Almudena seguidos por Doña Sofía, Jesús Ortiz, Don Juan Carlos y la InfantaDoña Pilar, la Infanta Elena y Jaime de Marichalar la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, la Infanta Margarita con Carlos Zurita, y el Infante Carlos con su esposa, Ana de Francia.

Aún sin cesar de llover, salieron ante la atenta mirada de las miles de personas que se acercaron expectantes a darles una cálida enhorabuena.