Pablo Iglesias y Pedro Sánchez
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez - MAYA BALANYA

Goyas 2016El esmoquin marca la diferencia en la gala de los Goya

Pablo Iglesias y Albert Rivera siguieron el protocolo de la gala, mientras que Pedro Sánchez acudió con traje y sin corbata, y Garzón con traje y corbata. Pero, ¿fueron los únicos «rebeldes» de la noche?

ABC.ES
MadridActualizado:

Para gustos los colores y nunca mejor dicho. La noche del cine español dejó muchos detalles y alguna sorpresa, entre ellas, Pablo Iglesias, quien nos tiene acostumbrados a su desaliño, apareció con un impoluto esmoquin y pajarita siguiendo el protocolo, misma elección que el atuendo elegido por el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera y el ministro de Educación en funciones, Íñigo Méndez de Vigo.

Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que ha llegaba con su mujer poco después de Iglesias, iba vestido con traje pero sin corbata. Sánchez, que suele respetar siempre las normas de etiqueta en sus citas oficiales, quiso dar una imagen más «casual» y relajada. Mientras, el líder de IU, Alberto Garzón, optó por el traje y la corbata, como el presidente del Congreso Patxi López.

Aunque el protocolo pide a los invitados que acudan a la gala con el atuendo apropiado, el popular esmoquin, no todos se ciñeron al mismo y apostaron por distintos 'looks'. Se vieron desde los más cómodos a los más rompedores, como uno de los protagonistas y premiados de la noche, el actor y director de cine Daniel Guzmán, también se sumó al traje con corbata, al igual que el actor Enrique Villén o Nacho Fresneda, Fernando León, Jesús Navarro Arberol, Andrés Santana y Cesc Gay, quienes también apostaron por un traje con distintas camisas y corbatas.

Lo más comentado

Pablo Iglesias, sorprendió a su llegada a la gala, al aparecer por un esmoquin tradicional con pajarita almidonada,un cambio radical de imagen del líder de Podemos a la que no nos tenía acostumbrados. Recordemos que en su primera visita al rey Felipe acudió al Palacio de la Zarzuela sin corbata ni chaqueta, con vaqueros y camisa blanca remangada.

Podríamos decir que Iglesias por primera vez en su historia política no iba de sí mismo, cambió su vestimenta informal, y nadie imaginaba que lo iba a hacer para asistir a la 30 ceremonia de los Goya, aunque el presidente de la Academia, Antonio Resines, ya adelantó que se había adelantado a pedirle que fuera «de traje» y que Iglesias no se había negado. «Le he mandado una nota y no les puedo decir lo que me ha contado, no me ha dicho que no», explicó.

Lo que no consiguió Resines es que renovara el peinado, Pablo se «enfundó» su esmoquin y rompió el clásico con su ya mítica coleta. «Una cita como la de hoy merecía este atuendo», confesaba Iglesias ante los medios en la alfombra roja.