Vídeo: Irina Shayk y Bradley Cooper se separan - The Grosby Group

Irina Shayk y Bradley Cooper: fin a un amor alimentado por el foco mediático

Deslumbraban en las alfombras rojas, pero en la intimidad «eran miserables e infelices». Solo les unía su hija

Pilar Vidal
Actualizado:

Cuatro años ha durado el amor entre el actor Bradley Cooper y la modelo rusa Irina Shayk. Aunque si hacemos caso de alguna fuente cercana que se ha pronunciado sobre la pareja «eran miserables juntos». Y es que, aunque cuando posaban en el photocall -la última vez fue el pasado 26 de febrero durante la entrega de los Oscar- lo suyo no funcionaba tras los focos. Lo único que les mantenía unidos bajo el mismo techo y evitando rumores era su hija Lea de Seoane, nacida en marzo de 2017. Ahora sus respectivos abogados pleitean un acuerdo de custodia compartida casi igual de complicado que si se hubiesen tenido que divorciar, que no es el caso, ya que no llegaron a sellar oficialmente su relación.

La noticia la confirmaba «People Magazine» el pasado jueves por boca de sus representantes, que no ofrecían más detalles como era de esperar. Tanto el actor como la modelo son muy celosos de su intimidad y no han ofrecido nunca detalles de su relación, ni siquiera del embarazo o nacimiento de su hija. Pero los paparazi ya se habían percatado de la mudanza de la modelo y su hija de la mansión de Cooper en el lujoso barrio Pacific Palisades de Los Ángeles unos meses atrás. De hecho, hace justo una semana se producía un encuentro entre ellos en el parque para que el actor pudiese pasar un rato con su hija. Las escenas que muestra en exclusiva ABC ya hablaban por sí solas. La ya expareja ni se rozó y apenas se dirigían la mirada.

Bradley Cooper y su madre, Gloria Campano, con Irina Shayk
Bradley Cooper y su madre, Gloria Campano, con Irina Shayk - REUTERS

Nace una Estrella

Todas las miradas están puestas en una mujer, Lady Gaga. La cantante y actriz no reprimió mostrar la química que existía entre ella y Bradley, tanto en la vida real como en la ficción. Los vimos pasearse de la mano por las alfombras rojas promocionando la película «Ha nacido una estrella», en la que cuesta distinguir cuándo están actuando. Y lo que ya hizo saltar todas las alarmas fue la interpretación a dúo de «Shallow», el tema principal de la película, en la pasada gala de los Oscar. Hubo un instante en el que sus ojos se besaron porque sus labios se reprimieron. Y todo porque Irina estaba en primera fila mirando atónita y preguntándose «¿y qué hago yo aquí?», además para entonces, aunque abrazó a Gaga cuando se llevó el Oscar ya la tenía bloqueada en las redes sociales. La cantante niega la mayor y se ha atrevido a bromear en directo en un late night con que es buena actriz y nos ha engañado a todos. Ella también rompió su compromiso con Christian Carino, el agente de talentos con el que comenzó a salir a principios del 2017.

Bradley no saboreó el éxito de Hollywood hasta que tuvo un «Resacón en las Vegas» en 2009. Su éxito de taquilla se vio reflejado en su caché, pasando a cobrar ocho veces más que hasta entonces por película. En 2014, «Forbes» lo nombró uno de los actores mejor pagados de Hollywood con 40 millones de dólares al año. Y, tras su éxito como director y sus pinitos en la música con Lady Gaga, el valor de su fortuna se calcula en más de 100 millones de dólares. El actor posee además de su mansión de Los Ángeles, un apartamento en el West Village de Nueva York valorado en 12 millones de dólares y que consta 372 metros cuadrados .

Lady Gaga y Bradley Cooper, en su actuación en los Oscar
Lady Gaga y Bradley Cooper, en su actuación en los Oscar - REUTERS

La modelo tampoco se queda atrás y con 32 años ha posado para los objetivos más prestigiosos del mundo y ha protagonizado las portadas de todas las revistas de moda. Una carrera que la ha colocado entre las 10 modelos mejor pagadas del mundo con una fortuna estimada en 70 millones de dólares.

El actor suma varias sonadas rupturas sentimentales con actrices como Cameron Díaz, Suki Waterhouse o Renée Zellweger y un matrimonio fugaz de unos meses con Jennifer Esposito. Mientras que a Irina solo le conocemos un romance duradero, el de Cristiano Ronaldo que le reportó fama y muchos disgustos.

De ella dicen que es tímida, pero con mucho carácter. Y de Cooper que es muy inteligente y arrogante. Tocó fondo en una época en la que las drogas eran su válvula de escape ante el fracaso profesional. A él se le ha visto cabizbajo saliendo de casa de un amigo, mientras Irina sonreía ayer a su llegada al aeropuerto de Los Ángeles, donde cogía un avión a Nueva York por motivos profesionales. Quizás porque se ha quitado un peso de encima.