Jorge y Miri, concursantes de la última edición de «Masterchef»
Jorge y Miri, concursantes de la última edición de «Masterchef» - ABC

Jorge y Miri de «Masterchef»: «Lo nuestro no es un montaje»

Han pasado de esconderse a comercializar su amor como imagen de diferentes marcas

MadridActualizado:

Su relación fue uno de los grandes ganchos de la última edición de « Masterchef», a pesar de que durante el programa la pareja nunca llegó a aclarar si realmente estaban juntos. Sin embargo, desde que finalizó el concurso el pasado mes de junio, Jorge Brazalez (28) y Miri Pérez-Cabrero (23) han pasado de esconderse a comercializar su amor como imagen de diferentes marcas, como Mahou, que este fin de semana inaugura su tercera edición de «Mercado de Sabores» en Centro Palacio de Cibeles. «Estamos respondiendo a compromisos de marcas que tienen algún enlace con nuestro estilo», afirma el ganador de la última edición del concurso culinario a ABC. «No sabemos qué va a pasar en un futuro en el terreno profesional, pero siempre será dentro del mundo de la gastronomía», añade Miri.

Su cariñosa sintonía fuera de las cámaras contrasta con los «choques» que la joven pareja protagonizaba entre los fogones, donde ambos competían por un primer puesto que terminó llevándose Jorge. «Dentro estás viviendo una situación que no es real, estás bajo una presión muy fuerte, pero cuando sales eres tú de verdad y tuvimos la oportunidad de conocernos mejor», admite Miri. Desde que se descubrió su romance, muchos espectadores les acusaron de convertir el concurso en un reality show. «Solo le di un beso en público. No nos pueden criticar diciendo que hemos potenciado, eso porque nosotros siempre hemos negado que éramos pareja», comenta visiblemente molesto el granadino, que no duda en confirmar que su amor es «verdadero», en referencia a los que piensan que se trata de una relación por conveniencia.

Hace poco más de un mes, la pareja publicó en redes sociales un romántico vídeo de unas vacaciones en Gran Canaria en el que no faltaban caricias, besos y alguna imagen un poco subida de tono. «Nuestro trabajo es la cocina y tenemos un extra que son las redes sociales», asegura Jorge ante los que le acusan de haber vendido su romance.

Fue precisamente en ese viaje cuando decidieron formalizar su relación. «Coincidimos en un evento en Canarias. Habíamos pasado el verano separados pero al convivir unos días juntos y lejos de las cámaras, volvió a surgir algo y ahí empezó todo», confiesa el ganador del programa poco después de asegurar a ABC que lo que tenía con Miri hasta ese momento no lo consideraba noviazgo: «Era una relación desenfadada, liberal, abierta y fresca. Etiquetarla como pareja es lo que me incomodó».

Inexpertos en el mundo de la fama, no es la primera vez que pecan de ingenuos con ciertos medios. Jorge se enfadó hace unos meses con una revista por destacar una frase fuera de contexto: «Miri y yo nos hemos acostado. La adoro», titulaba, contra la que el exfutbolista descargó su rabia en Instagram: «Me parece lamentable lo que han hecho». Ahora asegura haber aprendido. «Son palabras dichas textualmente, y no podemos hacer nada legal».