Karl y Kaia, una alianza donde todos ganan

Lagerfeld se ha «asociado» con la hija de Cindy Crawford. Pero este no es el primer idilio entre una marca y una celebridad

Karl Lagerfeld muere a los 85 años

MADRIDActualizado:

Raro es el mes en el que no se anuncian nuevas colaboraciones entre actrices, modelos o cantantes y marcas de moda. La más reciente, el proyecto de Kaia Gerber para la marca propia de Karl Lagerfeld. Pero, ¿qué tienen de cierto estas colaboraciones?

Superada la incredulidad general cuando Victoria Beckham comenzó, hace más de 10 años, su marca elaborando vaqueros con su nombre, en lo que se ha convertido en un proyecto empresarial sólido si bien restringido por su alto posicionamiento, ahora observamos con normalidad sus ocurrentes campañas promocionales y sus delicados desfiles. Tras su proyecto se sucedieron otros con desigual resultado, como la línea de zapatos propia de Sarah Jessica Parker, que no ha obtenido los beneficios que esperaba, o la exitosa pero minoritaria producción de prendas deportivas de Ivy Park, la marca de Beyoncé, sin olvidar la reputada marca The Row, de las hermanas Olsen.

Pero, seamos sinceros, la moda es un negocio duro, competitivo y lleno de luchas fratricidas, en el que hacen falta constancia, genialidad y un conocimiento técnico de cómo funcionan las cosas: los costes de producción, las economías de escala, la distribución, la logística -cada vez más exigente y complicada- y la promoción adecuada. Es por ello que la mayor parte de las celebridades elige colaborar con otra marca de modo puntual, previo pago de una cantidad fija que a veces se suma a otra variable en función de las ventas obtenidas.

Frescura juvenil

Tal es el caso de la última colaboración anunciada hace solo unos días, la de Kaia G erber, hija de Cindy Crawford, para una colección de la marca propia de Karl Lagerfeld, que incluye una serie de diseños de ropa, accesorios, zapatos y gafas que se acaban de lanzar a la venta. Pero si alguien piensa que al genial, perfeccionista y puntilloso Lagerfeld se le ha ocurrido dejar en manos de Kaia el diseño de las piezas o cualquiera de sus detalles, se confunde de pleno. No obstante, con esta «asociación» de nombres, ambos ganan: Karl recupera frescura juvenil para su marca y Kaia aparenta ser una profesional más completa.

Otras colaboraciones recientes son la de Victoria Beckham con los supermercados Target, donde intenta ampliar su mercado y recibir un buen ingreso que financie su propia marca, o la de Alexa Chung para Marks & Spencer. El éxito de las colecciones recientes de Tommy Hilfiger ha tenido que ver en gran parte con sus colaboraciones con Beyoncé y, más recientemente, con Gigi Hadid, generándoles aumentos de ventas sin precedentes.

Del mismo modo, la desconocida marca canadiense de moda rápida Ardene, se ha hecho un hueco en la esfera global con la colaboración de las hermanas Jenner en sus últimas colecciones, ya que «The Kendall and Kylie Collection», la colección propia de las hermanas, está en dique seco. Ellas también han participado con Topshop y -siguendo recomendaciones de su madre- han influido bastante y han validado al completo las colecciones que les han propuesto.

Intercambio de favores

Pero si hay una marca que se ha caracterizado por «rejuvenecer» con personajes cool de índole variada, esa ha sido Adidas, que ha contado sucesivamente con Yohi Yamamoto, Stella McCartney, Kanye West, Pharrell Williams y con la versátil Rihanna. La famosa cantante de Barbados ya había colaborado antes con Dior, con River Island, con Puma para su colección «Fenty» -que es de hecho su apellido- y ahora lo hace con Manolo Blahnik. Es difícil imaginar que el extremadamente creativo y meticuloso Manolo Blahnik haya podido dejar en manos de Rihanna alguna parcela del diseño de los sofisticados y complicados modelos presentados en la conjunción Manolo-Rihanna.

Pero lo que sí es cierto es que a la hora de la promoción, las caras conocidas y la savia nueva obra milagros que traspasan las fronteras. Grandes marcas y jóvenes valores se intercambian así favores respectivamente. Lo comido por lo servido.