Luis Fonsi posa para ABC, durante la entrevista - IGNACIO GIL

Luis Fonsi: «'Despacito' celebra la sensualidad de la mujer sin llegar a ser machista»

El cantante puertorriqueño desembarca en España para presentar su nuevo y exitoso disco

MADRIDActualizado:

Despacito. Al ritmo de su canción y con la sonrisa perenne en su rostro, Luis Fonsi (38 años) accede a un restaurante de la madrileña Plaza de la Independencia para hablar con ABC. Los acordes del que sin duda será el hit del verano suenan en todas las emisoras de radio y pistas de baile, desde China al lugar más recóndito del mundo, y el puertorriqueño no puede estar más satisfecho de su canción, aunque se aleja un poco de su estilo. Atrás quedan temas tan emblemáticos como «Abrazar la vida», «Se supone» e «Imagíname sin ti» con los que conquistó el corazón de los más románticos en sus casi 20 años de carrera musical y los que le dieron la oportunidad de cantar ante el Papa Juan Pablo II y los expresidentes estadounidenses George W. Bush y Barack Obama.

La misma guitarra con la que compuso esos temas enamoradizos sirvió para crear los ritmos latinos de «Despacito», con los que pretende «celebrar la belleza y la sensualidad de las mujeres». «No es machista, todo lo contrario. Creo que gusta tanto porque es sexy sin llegar a ser vulgar», explica sobre su canción en referencia a las últimas críticas que ha recibido el cantante Maluma por sus letras tachadas de misóginas, algo en lo que el intérprete no se quiso inmiscuir. Él cuida cada palabra, cada coma y cada respiración de sus temas para «evitar poner a la mujer en un lugar donde no se merece estar».

Firme también es su postura en defensa del uso del español sobre el escenario. Todavía hoy, a su edad, su madre le echa un rapapolvo cuando se pone a hablar con sus hermanos en inglés. Pese a que creció en Orlando (Florida), sus padres no le permitieron dejar de lado su lengua materna. «Hablo ambos idiomas, pero para cantar me siento más cómodo con el español. Soy latino y mi idioma siempre va a ser ese», reconoce, aunque a la hora de hablar prefiere el inglés. Algo que no siempre fue así. Cuando se mudó con su familia a la ciudad del sureste de Estados Unidos, con apenas 10 años, a Fonsi le costó mucho adaptarse y la música se acabó convirtiendo en su fiel aliada desde muy pequeño. «Era extremadamente tímido y me ayudó mucho a relacionarme con los demás y a hacer amigos. También me dio la oportunidad de ser una persona diferente y a tener más confianza en mí», confiesa sobre el papel que ha tenido la música en su vida.

Romántico y espontáneo

En el plano personal no siempre le han ido las cosas tan bien como con la música. En 2010, pasó por un trágico y mediático divorcio de la presentadora Adamari López, con la que estuvo casado cuatro años. Pero la vida le dio una segunda oportunidad al conocer a la modelo Águeda López, de la que precisamente no se enamoró despacito. «Con la cordobesa fue todo muy rápido. Hubo una conexión bastante real en un momento de transición de mi vida», confiesa a la vez que bromea sobre cómo la conquistó con sus dotes románticas. «Soy de esos que regalan flores y de forma espontánea le dice que haga las maletas sin decirle el destino», añade.

Con ella acaba de convertirse en padre por segunda vez. Mikaela y Rocco, sus dos hijos, han pasado a ser lo más importante de su vida, porque para él su carrera no es lo primero: «Estoy enamorado de esos pequeños, son mi mayor fuente de inspiración y lo que me mantiene centrado en cada cosa que hago o logro, por más grande o más pequeño que sea lo celebro con ellos y quiero que estén orgullosos de lo que hago». Y es que para Luis Fonsi, como en el título de su canción más exitosa, la vida hay que vivirla «despacito» y disfrutando de los pequeños placeres que ofrece.