Malú - Gtres | Vídeo: La reacción de Albert Rivera cuando le preguntan por Malú

SálvameMalú, de apoyar al PSOE a «primera dama» de Ciudadanos

Con la excusa de una convalecencia tras la reciente operación de rodilla, la artista no sale de casa. No tiene la misma «suerte» su supuesta pareja, quien no puede abandonar su agenda política tras los rumores sobre su estado sentimental

R. F de Buján
MadridActualizado:

Aunque Malú no compone su nombre artístico con su apellido –se llama María Lucía Sánchez–, la sobrina del fallecido Paco de Lucía encontró en el cantante el guía perfecto para su carrera musical. Malú nació rodeada de música, arte y talento; quizás por eso, con tan sólo 16 años, se lanzó a la música con uno de los mejores padrinos del momento, Alejandro Sanz, quien le lanzó al éxito con «Aprendiz».

Su fama le llevó a participar en dos conciertos de la campaña del PSOE de Jaén: la primera en 2007 y más tarde en 2011, donde reunió a miles de asistentes. A pesar de que nunca ha querido pronunciarse sobre política, este tipo de gestos hacían pensar que la cantante apoyaba de alguna forma la ideología socialista. Las malas lenguas decían que el PSOE se había gastado un porrón de euros en el concierto para la apertura de campaña, quizás para crear cizaña o en caso de que fuese cierto, para denunciar la situación. Sin embargo nunca se llegó a demostrar la veracidad de estas acusaciones.

Romance

Desde que saltase a la luz la noticia de una supuesta relación sentimental entre la cantante y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, no se ha vuelto a ver a la artista. Paparazzis y reporteros hacen guardia las 24 horas del día en su puerta para ser los primeros en lograr alguna declaración o, en el peor de los casos, al menos una foto de la protagonista del momento. Nada, no sale.

Tal ha sido el despliegue mediático que hasta el programa del corazón por excelencia, «Sálvame», ha enviado hasta allí un equipo de producción que se ha encargado esta semana de rastrear todo el vecindario en busca de algún jugoso testimonio e incluso han asaltado a su madre a golpe de micrófono. «Con todas las cosas que se dicen se sufre mucho», aseguraba Pepi visiblemente molesta mientras se subía en su coche. «Yo no sé nada… pero me parece que está muy bien el muchacho», bromeaba intentando quitarle hierro al asunto. «Yo solo sé lo que se ha publicado», zanjaba dejando la duda en el aire.

Ni rastro

Con la excusa de una convalecencia tras la reciente operación de rodilla, la artista no sale de casa. No tiene la misma «suerte» su supuesta pareja, quien no puede abandonar su agenda política tras los rumores sobre su estado sentimental. «Llevo más de diez años trabajando por mi país, llevo mucho tiempo para intentar gobernar este país, así que no voy a perder ni un segundo en comentar. No lo hago sobre la vida de los demás, no lo voy a hacer sobre la mía», respondía enfadado ante las preguntas sobre su supuesta relación con la cantante. Aunque reconocía que es entendible que «cuando uno es una persona pública tiene que aguantar ciertas cosas», sin embargo se empeñaba en asegurar que «todas mis energías tienen que estar ahí concentradas y es lo que estoy haciendo. No voy a perder ni un segundo ni me voy a despistar ni un minuto en ver qué es lo que dicen que dicen de mí».

El que sí se ha pronunciado al respecto ha sido el padre de la cantante, Pepe de Lucía: «Todavía no lo he digerido», decía realmente sorprendido. El cantaor y productor musical español de flamenco reconoce que lo conoce desde hace tiempo y «congeniamos». « Albert Rivera es un ser humano para mí entrañable, le aprecio mucho», contó. Incluso llegó a decir que habían hecho hasta planes juntos, entre ellos ir al teatro. Con sus palabras no hizo más que alimentar aún más la relación de su hija con el político.