Miuccia Prada junto a su marido, Patrizio Bertelli
Miuccia Prada junto a su marido, Patrizio Bertelli - ABC

Miuccia Prada, premio al «logro excepcional»

Recibirá el galardón por su sorprendente carrera de manos del Consejo de la Moda Británica

MadridActualizado:

Al Consejo de la Moda Británica (British Fashion Council) le gusta crear escuela fuera de sus fronteras y no ha dejado de premiar a creadores extranjeros en años pasados: Ralph Lauren, Karl Lagerfeld o Donatella Versace están entre los elegidos de otros años. Este mes de diciembre le tocará recibir el galardón al «Logro Excepcional» a Maria Bianchi Prada -Miuccia Prada-. Todos los gastos de los eventos relacionados estarán financiados por Swarovski, esa marca de cristales cortados en pequeños pedazos que milagrosamente ha conseguido, a través de acciones como esta, parecer más bien una prestigiosa joyería europea.

Así pues, el grandioso Royal Albert Hall de Londres -¡cómo sacan partido los británicos a sus edificios e instituciones!- recibirá el 10 de diciembre a la comitiva que condecorará a Miuccia Prada por su sorprendente carrera, un recorrido profesional que no hubiera sido posible sin el empuje empresarial de su marido, Patrizio Bertelli, siempre en la sombra pero siempre en activo.

Prada y MiuMiu que están posiblemente entre las marcas de moda más influyentes en lo que va del siglo XXI, han conseguido que su directora creativa gane premios varios a través de estos años. Fue el mismo British Fashion Council el que ya nombró creadora a la «Signora» hace ya un lustro, y en el ya lejano 2004 Miuccia recibió el Premio Internacional del Council of Fashion Designers of America (CFDA).

Desde que se unió a la empresa familiar en 1978, Miuccia Prada no dejó de luchar por crear una marca icónica y renovada. Sus mochilas negras de nylon se hicieron indispensables entre las fashionistas de finales del siglo XX, una idea de bajo coste y gran impacto que salió de la cabeza de Bertelli. Miuccia, doctora en Ciencias Políticas y militante comunista en su juventud, lanzó junto a su marido una nueva idea del accesorio «de lujo» impulsando el diseño de piezas poco ortodoxas en materiales inesperados que cambiaron el panorama del sector de la moda de alta gama.

Miuccia, como Coco Chanel, no ha seguido la moda sino que ha creado la moda y, como la famosa costurera francesa, ha sido copiada hasta la saciedad. Además, ha sido capaz de crear una idea de feminidad moderna, irreverente e inclasificable. Influída por el arte contemporáneo, la historia y la arquitectura moderna, ha conseguido que una pequeña empresa familiar con una sola tienda -eso sí, en la Galleria Vittorio Emanuele de Milán- se convirtiese en una empresa multinacional que desde 2011 cotiza en la bolsa de Hong-Kong.

Miuccia y Bertelli han creado además una fundación que impulsa el arte contemporáneo y que desde 1993 no hace más que ampliar sus colecciones de obras y los espacios dedicados a ellas. Así es como el nuevo centro de la Fondazione Prada ofrece sus espectaculares exposiciones en sus edificios de la antigua fábrica de Lago Isarco, un antiguo espacio de showroom para MiuMIu que ha restaurado con originalidad Rem Koolhaas.

Moda, arte y negocio, han sabido unirse estas últimas 4 décadas en el seno de la casa Prada, una marca que a buen seguro preparará nuevos proyectos sorprendentes para no quedarse atrás en este mundo agitado y cíclico del Prêt-à-Porter y los accesorios de alto nivel.