Nacho Cano
Nacho Cano - Susana Sáez

Nacho Cano: coqueteando con la resurrección

Su regreso a los escenarios vuelve a despertar el deseo de una reunión de Mecano

MadridActualizado:

Ha sido el bombazo musical de la semana, del mes, quizá del año: no vuelve Mecano, pero casi. El huidizo Nacho Cano ha sorprendido a propios y extraños alzándose como protagonista del festival «indie» Sonorama, con un concierto en el que revivirá los grandes clásicos del grupo más popular de la historia del pop español.

Nadie se lo esperaba, mucho menos sus excompañeros José María Cano y Ana Torroja, a quienes la noticia ha pillado completamente por sorpresa. «Si me invitara, yo creo que sí iría. Pero no va a ocurrir», declaró ayer Ana Torroja en una entrevista con el Diario Información. «No me ha invitado, pero de todas formas, no sé si podría. Gracias a Dios tengo trabajo. Además, si me invita sería para cantar una canción, en plan algo especial. Yo no consideraría todo un concierto. Yo siempre he dicho que si vuelve Mecano tiene que ser al cien por cien». La pregunta es: ¿podría ocurrir ese milagro? La escasa relación entre los miembros del grupo parece indicar que de reunión, ni hablar.

Para empezar, porque José María Cano finiquitó la historia de la banda de un modo muy poco elegante, incluso irrespetuoso con sus compañeros, anunciando el fin de Mecano en la gala de los Premios Amigo de 1998 sin avisarles con antelación de su decisión. «Quiero decir una cosa que va a sonar un poco especial hoy. Voy a dejar de estar con Mecano. Para mí esta etapa ha sido bellísima y la quiero recordar como tal. Me cuesta estar ya en un grupo de pop, tengo que reconocerlo. La disciplina es altísima y voy perdiendo la elasticidad. Ahora que no estoy puedo decir que es el grupo de pop más grande de todos los tiempos. Muchas gracias a ustedes y que Dios les bendiga».

Nacho Cano, con sus padres Modesto Cano y Emilia, en una imagen de 2013
Nacho Cano, con sus padres Modesto Cano y Emilia, en una imagen de 2013 - GJB

El llanto de Ana

Ana Torroja salió de allí llorando a moco tendido. «La ruptura fue un shock. Cuando salimos fuera yo me puse a llorar, fue como cuando se rompe una pareja, como cuando te dejan sin saber que había algún problema. Ninguno de los dos, ni Nacho ni yo, teníamos ni idea de que realmente José estaba pensando en tirar por otro lado y, claro, fue una ducha de agua fría», dijo la cantante en 2015, cuando las heridas ya habían cicatrizado lo suficiente como para recordar aquel terrible momento ante la prensa.

Nacho reaccionó a la separación de Mecano grabando dos discos («Amor Humor» y «Nacho Cano», tercero y cuarto de su carrera solista) y, en 2005, involucrándose en la creación de «Hoy no me puedo levantar», un musical que tuvo un éxito arrollador pero que acabó enfrascándole en una agria polémica. En 2013, el autor de muchas de las canciones de la función vio cómo se le vetaba la entrada al musical por acusar a la dirección de querer «convertir el espectáculo en una máquina de rentabilidad rápida, reduciendo personal y alterando el contenido de la obra».

Fue más o menos por entonces cuando se mudó a Miami (donde aún reside) y lanzó su nueva línea de negocio: una escuela de yoga que se convirtió en un exitazo inmediato, sumando miles de socios en tiempo récord, muchos de ellos muy famosos. «Vienen muchos jugadores de la NBA y de los Miami Dolphins, que necesitan reparar sus cuerpos doloridos», contaba con orgullo en una entrevista de la época, en la que posaba practicando ejercicios con la mediática Keila Velón, ganadora en cuatro ocasiones del Campeonato de España de Yoga y profesora de estrellas de la música, el cine y el deporte como Lady Gaga, Penélope Cruz, Andy Murray o Paulina Rubio.

El grupo «Mecano», compuesto por Ana Torroja y los hermanos José María y Nacho Cano, fotografiado en julio de 1989
El grupo «Mecano», compuesto por Ana Torroja y los hermanos José María y Nacho Cano, fotografiado en julio de 1989 - Alida Vanni

Antes, en 2010, Nacho había vuelto al estudio para emprender un proyecto algo excéntrico: «Mecandance», una revisión de éxitos de Mecano en clave dance grabado en su estudio de Ibiza. El proyecto fue presentado por todo lo alto en la discoteca Kapital de Madrid, pero su trascendencia fue prácticamente nula y Nacho volvió a alejarse de la música. «No le veo con ganas de volver», dijo al respecto uno de sus grandes amigos, Javier Adrados.

Pero vuelve. Y precisamente de la mano de Adrados, que organizó un homenaje en forma de disco de versiones con la participación de Love of Lesbian, Iván Ferreiro, Miss Caffeina, Zahara, Nancys y otros artistas, que le ha tocado la fibra sensible al autor de «Hijo de la Luna». «Ha quedado tan bien que se ha animado a tocar con todos ellos en el Sonorama, ya se verá si hace algo más», explica Adrados. En todo caso, seguramente sería sin sus viejos compañeros José María y Ana. La relación entre ellos no ha mejorado en los últimos años, y sin contacto, no puede haber reunión.

Sucedáneos

A sus fans sólo le queda la consolación de los sucedáneos, como el gran espectáculo que está recorriendo cuarenta ciudades españolas y que llegará a Madrid en enero de 2020. Se trata de «Hija de la luna», un concierto protagonizado por la cantante y actriz Robin Torres, que reproduce la última gira de Mecano. «AiDalai Tour 91», utilizando vestuario idéntico, las mismas marcas y modelos de instrumentos e incluso la escenografía y las luces de aquellas añoradas actuaciones. Con un poco de suerte, si esta gira de tributo tiene éxito, quizá les pique el gusanillo a Nacho, José María y Ana para olvidar sus viejas rencillas y regalarnos la gira del siglo