Nicolás Coronado
Nicolás Coronado

Nicolás Coronado: «En esta profesión nadie te regala nada aunque seas hijo de José Coronado»

El actor conduce «Kómoda. La vida sin fuelle», un documental sobre la fatiga social con el que pretende demostrar que, más allá de un rostro conocido, se esconde una persona preocupada por los temas sociales

Carmen Aniorte
MadridActualizado:

La consultora Torres y Carrera, en colaboración con la productora Milana Bonita están apunto de estrenar «Kómoda. La vida sin fuelle», un documental en el que se explora las causas que provocan la llamada fatiga social. En este proyecto –ya realidad– se encuentra implicado Nicolás Coronado. El actor, modelo y artista se suma como narrador y conductor de este trabajo que trata un tema que tanto interesa a la sociedad actua con el que quiere demostrar que más allá de un rostro conocido se esconde una persona preocupada por los temas sociales.

En «Kómoda. La vida sin fuelle» se habla de la fatiga social, la sensación de cansancio... ¿tenemos la vida que nos merecemos o la que nos hemos complicado?

No se nos ha educado para trabajar nuestra fuerza de voluntad, y por eso, en mi opinión tenemos una voluntad debilitada, sabemos lo que tenemos que hacer y no lo hacemos, nos cuesta mucho poner en practica la teoría que ya sabemos, entendemos que hacer deporte, yoga o parar cada cinco minutos solo para respirar sin nada más que hacer, son cosas que nos repercutirían positivamente seguro... y aún así se quedan en el pensamiento en la mayoría de las veces. Porque como digo, tenemos la voluntad poco trabajada para llevar adelante lo que sabemos que nos hará bien.

¿Nos exigimos más de lo que debemos?

En lo profesional, pero no en lo personal. Paradójicamente con la respuesta anterior, sí, nos exigimos demasiado, o mejor dicho la sociedad nos exige demasiado y no nos queda más remedio que sacrificar nuestro tiempo y vida a un trabajo que en general no nos ayuda a crecer interiormente, y si solo crecemos por fuera, finalmente nos encontramos con un gran vacío.

¿Cuáles cree en su opinión que son los grandes problemas que causan el cansancio de esta sociedad?

Todo parte de una mala educación. Se nos enseña a ser herramientas productivas para mantener el gran engranaje social, pero no se nos enseña a relacionarnos bien con nosotros, a escucharnos interiormente para sentir que es lo que nos hace falta. La falta de conexión con nuestro medio natural también es clave. Estamos desconectados de la naturaleza, y por tanto desconectados de nosotros mismos, pues sumos parte de ella, y como no nos alimentamos conscientemente de la naturaleza, la mayoría de la sociedad no ve su gran belleza, y por tanto no la respetamos y cuidamos como se merece, pues es como dicen , la madre tierra.

¿Cómo afronta la vida Nicolás Coronado?

Creo que hay que mostrar y expresar gratitud por cada cosa buena que consideres que la vida te ha regalado. También creo que cada uno debe tomar sus propias decisiones a partir de un criterio propio, independientemente de que la decisión sea acertada o no. Creo que hay que estar atento para no ser influenciado por nada ni nadie exterior en la toma de decisiónes vitales.

¿Es de los que ve el vaso medio lleno o medio vacío?

Siempre medio lleno, una mente positiva hace la mitad del trabajo sola.Por eso hay que educar la mente para que sea tu amiga y no tu saboteadora. me gusta relacionarme con mi mente como con un niño pequeño, con infinita paciencia, con ternura , y sin machacarla, osea sin machacarnos a nosotros mismos por haber hecho mal algo. Es importante este punto, hay que quererse a uno mismo, con paciencia.

¿Es un cazador de sueños?

No, prefiero cazar el momento presente, el aquí y ahora,pero tengo deseos claro, deseos de realización.

¿Su mejor manera de desconectar?

Naturaleza, sol, río y silencio.

Usted ha acompañado a su padre en alguna campaña de Ayuda en acción, ¿nos quejamos por quejarnos?

Como dicen «problemas del primer mundo». Somos una sociedad de quejicas. Cuando ves el día a día de la gente mas desfavorecida , y como aún así en esa situación hay gente que nunca deja de ver el baso medio lleno, gente que no pierde la sonrisa ,porque si no ya lo pierde todo; ahí te das cuenta de que aquí, nos centramos mas en la queja , en lo que no nos gusta , en lugar de valorar lo que si tenemos.

Actor, narrador, pintor... ¿Es usted un espíritu inquieto?

Creo que todos somos buscadores, mas o menos conscientes, pero buscadores de la verdad. Cuantos mas caminos recorrido, más va tomando forma esa verdad.

¿Cómo definiría «Kómoda, la vida sin fuelle»?

«Kómoda» es un proyecto creado con el fin de sumar nuestro granito de arena para que la gente tome conciencia no solo del problema, sino también de la solución. Queremos ayudar a tomar un poco de perspectiva para ver que esta en nuestra mano la posibilidad de cambio y digo que esta en nuestra mano porque los procesos de cambio, han de partir del individuo, de uno en uno se llega a un todo.

¿Es usted un actor comprometido?

Soy una persona responsable.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

La libertad, el juego, es una profesión siempre diferente, en la que tienes la verdad y la mentira en cada mano. Puede tocarte dar vida a personajes muy lejanos a ti mismo, y es muy interesante investigar sin juicios la oscuridad propia ,para aplicarla a un trabajo.

¿Hay algo que no?

La competitividad, el ego.

Perdón por la típica tópica pregunta, ¿le ponen más impedimentos por ser hijo de quién es?

Es cierto que me ha acompañado en cualquier casting, la impresión de que la gente espera que lo hagas muy bien por ser hijo de quien eres, pero solo son sensaciones, y la realidad es que en esta profesión nadie regala nada.

En la pintura, ¿qué es lo que quiere mostrar?

Creo que un pintor, no puede pintar otra cosa que así mismo. Todo lo que uno pinta, refleja una parte interior que quiere ser expresada de alguna forma.

Por último me ha dicho un pajarito que usted de pequeño quería ser guardabosques. ¿Es cierto?

Bueno mas que de pequeño, fue de mayor. Hasta hace dos años estaba a punto de meterme en ese camino para estar siempre en contacto con la montaña, pero a veces la vida se impone a los deseos.