La Duquesa de Alba con su segundo esposo, Jesús Aguirre
La Duquesa de Alba con su segundo esposo, Jesús Aguirre - ABC

Nuevas acusaciones contra Jesús Aguirre: Carmen Tello le tacha de «violento y agresivo»

La que fuera íntima amiga de la duquesa de Alba ha asegurado que la aristócrata no fue feliz durante su matrimonio con el intelectual

ABC
MadridActualizado:

Desde que Eugenia Martínez de Irujo cargara con dureza contra el segundo esposo de su madre: «Jesús Aguirre era muy culto, pero cero humano, y muy malo», su imagen pública del intelectual se ha visto cuestionada.

En septiembre de 1972 falleció el primer marido de la décimocuarta duquesa de Alba. Poco después conoció al que sería su segundo marido, Jesús Aguirre, quien fue sacerdote jesuita hasta 1969. Sus hijos no acataron bien aquel lance de libertad de una mujer tan reputada como la duquesa, pero se casaron en 1979 y vivieron juntos 23 años. Fue un padrastro que no cayó en gracia para los seis hijos de la duquesa de Alba: «Cuando se casó con Aguirre fue pésimo para nosotros. Era muy culto, pero cero humano. Era muy malo», confesó en «Planeta Calleja» la pequeña y única hija de doña Cayetana, quien tenía tan solo ocho años cuando su madre pasó por el altar con su segundo marido. «Con 11 años me llamó a su despacho y me dijo que si seguíamos viviendo en la casa de mi madre era gracias a él». Y añadió que «todo el mundo lo tiene en los altares y para mí fue una pesadilla, pero mi madre siempre le defendió». Y así era, Cayetana siempre le admiró.

Esta semana ha salido a la palestra una nueva opinión sobre el intelectual de boca de Carmen Tello, la que fuera íntima amiga de la duquesa de Alba. «En una comida en Dueñas, estuvo conmigo fatal, era por celos, porque Cayetana me dio mi lugar», comenzó diciendo en el programa «Es la mañana de Federico», «Él estuvo agresivo.. lo pasé fatal, lloré en la mesa», asegurando que su amiga no fue feliz durante su matrimonio. «La pobre… me miraba, una violencia… No me fui por educación», señaló dejando claro que días después le «estuvo buscando por toda Sevilla» para pedirle perdón.