Gtres

Los padres de los hijos de Paulina Rubio, unidos por una misma causa: ver a los niños

Mientras Gerardo Bazúa, su último ex, luchará por la custodia de Eros, Colate Vallejo-Nágera recurrirá a la Justicia para estar con Nicolás según el acuerdo al que llegó con la cantante

BEATRIZ CORTÁZAR
MADRIDActualizado:

Ser la hija de una diva mexicana como la actriz Susana Dosamantes (69 años) imprime carácter, pero superarla en caprichos dice mucho del temperamento de la cantante Paulina Rubio (45). Esta semana, la «chica dorada» ha vuelto a acaparar los titulares de la prensa de su país a raíz de su reciente ruptura con el también cantante Gerardo Bazúa (31 años), a quien conoció durante su participación en el programa «La Voz», y junto al que Pau tuvo a su segundo hijo: Eros vino al mundo el 5 de marzo de 2016 y su llegada se celebró con una gran exclusiva en el papel cuché.

Pero con la separación de Bazúa, hace tres meses y por supuestas infidelidades de Gerardo, se ha desatado una nueva guerra jurídico-sentimental con Paulina en el epicentro. Hace unos días se ha sabido que el apuesto mexicano ha contratado a un importante despacho de abogados para emprender una batalla legal contra Pau, con objeto de reclamar la custodia compartida de Eros. «Ha estado dos meses sin poder ver a su hijo y Gerardo no se va a cruzar de brazos. Ya está organizándose para llevarla a los tribunales, porque se niega a perder el contacto con el niño o que sus visitas dependan de cómo se levante Paulina», ha comentado un amigo de Bazúa. El cantante también estudia exigirle una pensión compensatoria, dado que no ha trabajado en los últimos tres años, tiempo que lleva saliendo con Paulina y, según él, dedicado en exclusiva a la diva mexicana.

Las demandas de Gerardo han salido a la luz casi al tiempo en que Colate Vallejo-Nágera (44) publicaba en su red social una foto tomada en la bahía de Miami, mientras abraza al hijo que tuvo con Paulina hace 6 años, Andrea Nicolás. Junto a la imagen, dejaba el siguiente mensaje: «Por fin juntos después de demasiado tiempo… y no debería haber sido así. Basta». Así pues, Colate y Bazúa, cada uno a su manera, pelean por un mismo objetivo: tener acceso a sus respectivos hijos.

En dos rincones del Caribe

En el caso de Vallejo-Nágera, lo cierto es que durante toda la Navidad sus lamentos han sido omnipresentes junto a cada imagen que subía a su red social. Ha disfrutado de la compañía de su hermana Samantha y sus sobrinos en la República Dominicana, pero lejos de su hijo Nico, quien se encontraba junto a su madre y su hermano Eros en el Caribe mexicano.

Según se explicó en su momento, en el acuerdo por la custodia compartida de Andrea Nicolás -semanas alternas- existe una cláusula que impide que el niño haga viajes de más de 10 horas de duración y, sólo cuando alcance los 12 años, se levantará esa limitación. Tras unas duras negociaciones, Colate consiguió que al pequeño Nico ya no le acompañe permanentemente una cuidadora contratada por su madre cuando le tocaba estar con su familia paterna. Sin embargo, y a tenor de lo sucedido en las últimas fiestas navideñas, el acuerdo de custodia no se ha formalizado al pie de la letra. « Paulina no ha cumplido lo que pactamos el 5 de noviembre: he estado todas las fiestas sin mi hijo, y ya está bien. Fui al juez de guardia para denunciar esta ausencia y no se pudo poner la orden de devolución inmediata hasta el día de Reyes. Y, encima, tampoco me devolvió al niño hasta después. Ya basta. Ha sido muy doloroso reunir a mi familia en ese viaje que habíamos organizado hacía mucho y no poder tener a mi hijo con sus primos, a los que adora», se lamenta Colate a ABC, quien por fin ya está con su pequeño en su casa de Miami. Cuando Nico está con su padre, no se despegan el uno del otro, ya que es Colate quien se encarga de todo -comidas, traslados al colegio, clases extraescolares...-, y de ahí la especial unión que mantienen. Lo mas llamativo, en opinión de Vallejo-Nágera, es que a pesar de saltarse los acuerdos e ignorar los requerimientos, la propia Paulina no ha dudado en publicar en sus redes sociales imágenes con sus hijos sin tan siquiera ocultarles el rostro. Precisamente eso es algo que sus padres no pueden hacer, bajo amenaza de demanda.

Todos contra Pau

Estos días, amigos de Miami y España no han dudado en mostrar públicamente su apoyo a Colate, que está decidido a recurrir a la Justicia cada vez que haga falta, algo que no había hecho hasta ahora precisamente por «evitar» una guerra diaria. Apostaba por «el buen rollo», asegura.

Entre los numerosos mensajes recibidos, figuran los de Cari Lapique («espero que no te estén privando de ver a tu hijo. Eres el mejor padre del mundo», ha escrito)-, Arancha de Benito, Jesús Cabanas («querido, todo se va a poner en su sitio», dice el ex de Marta Sánchez), el coreógrafo Poty Castillo... La lucha entre Paulina y Colate parece no tener tregua, pese a que ambos se reunieron para celebrar juntos el sexto cumpleaños de Nicolás.

«Estoy muy agradecido y emocionado por los apoyos que estoy recibiendo estos días», comenta Colate desde Miami, momentos antes de dar la cena al «gran amor de mi vida» .

Mientras tanto, Paulina sólo se pronuncia para enfatizar sus relajadas jornadas en el Caribe mexicano. Para responder a sus ex, ya tiene a su madre: muy activa en Twitter, Susana Dosamantes no duda en repartir estopa a todo aquel que rompe con su hija.