Alejandro Gómez Palomo, esta semana, en el nuevo coworking de IQOS en Madrid - ABC | Vídeo: Así ha sido el último desfile de Palomo Spain en el Museo Nacional de Ciencias Naturales ATLAS

Palomo Spain: «La televisión me ha acercado al mainstream»

El diseñador cordobés habla con ABC de moda, empresa y de su paso por «Maestros de la Costura»

MADRIDActualizado:

Al cordobés Alejandro Gómez Palomo, la cabeza pensante que está detrás de los diseños y el éxito de la firma Palomo Spain, el cambio de fecha (de septiembre a julio) de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid no le ha impedido presentar su nueva colección en la pasarela que, sin duda, le ha encumbrado. «Teníamos pensado presentar en París en julio, entonces el adelanto de MBFWM nos ha venido de perlas», dijo a este periódico hace unos días en el espacio madrileño CO_LAB Café by IQOS, un coworking para fumadores que se ha creado en el céntrico palacio de Santa Bárbara. «En París este año no hemos desfilado, simplemente hemos ido para no perder esa campaña de venta masculina, que es donde vendemos nosotros, pero sin mostrar la nueva colección». Será hoy cuando el show de Palomo Spain llegue al Museo de Ciencias Naturales de Madrid con «Wunderkammer». «Esta colección surge alrededor de la curiosidad. La curiosidad que nos ha traído hasta aquí, la que tiene un cliente cuando se prueba una prenda de Palomo, porque siempre existe esa barrera entre no saber si te va a quedar bien, mal o va a ser un show», afirmó. Porque eso es lo que Palomo siente en la gente que se acerca a sus creaciones: «Siempre hay una barrera entre ellos y la ropa, existe esa curiosidad que les aporta la energía para romper barreras».

Para entender «el fenómeno Palomo», hay que remontarse a febrero de 2016, cuando en un piso de la madrileña calle Orellana, y coincidiendo con la MBFWM, Alejandro presentó «Orlando» su primera colección. Ya en ese momento, los pocos asistentes al evento, vieron en Palomo un don. La colección era cálida, nostálgica y romántica. Las prendas estaban muy bien confeccionadas e invitaban a soñar hasta tal punto que ahí estaba la barrera en la que se ha inspirado Alejandro para su séptima colección: la reinvención de la moda masculina para que los hombres no renuncien a los volantes, las sedas, los estampados y los cortes femeninos. El boca a boca de aquel desfile produjo un efecto llamada para el siguiente, que tuvo lugar en septiembre de 2016 en el jardín del Museo Lázaro Galdiano. Todo lo que sucedió después, lo que disparó el movimiento Palomo, que algunos llegaron a acuñar como «la removida», haciendo referencia al fenómeno social de los 80 en España, está más que escrito. Una de las batas de aquella colección («boy walks in an exotic forest»), la compró Beyoncé para presentar a sus mellizos en sociedad a través de Instagram. Y, para enero de 2017, en el Club Matador, donde presentó «Objeto Sexual», Pedro Almodóvar fue el invitado más ilustre. «Me siento muy orgulloso de ver que hay jóvenes en España haciendo cosas así», le dijo. «A Almodóvar todo esto le recuerda mucho a sus comienzos. Es el mismo tipo de energía, la de llegar a la ciudad y por inercia, por imán, haces pandilla con gente que es capaz de retroalimentarte. Que tú les aportas a ellos y viceversa».

El éxito de Palomo ha sido tan rápido como intenso y mediático, lo que le llevó a ser jurado en la primera edición del programa «Maestros de la Costura». Si la bata de Beyoncé le sirvió «para dar confianza a la gente, sobre todo para el grupito cercano a la moda», que ya le conocía, el programa de televisión le «ha acercado al mainstream»: «Para mí "Maestros de la Costura" me ha hecho más conocido en todos los ámbitos. Hasta ese momento, la gente que sabía quién era yo era porque le gustaba la moda y las tendencias y leías revistas».

¿Qué les diría a todos aquellos que todavía no entienden sus creaciones? «Que tienen que venir a probársela. Y luego, a partir de ahí, que hagan su propio discurso. Pero ese momento de probarla es el que hay que romper. Yo sé perfectamente como tiene que ir una persona elegante para cualquier tipo de fiesta», señala Palomo. Para tener «un Palomo», sus clientas viajan hasta Posadas (Córdoba), donde Alejandro tiene su taller. «La firma todavía es una cosa pequeñita, no me puedo ocupar de mucho más. Mi día a día sigue siendo hacer colecciones y producirlas, pero sí que hacemos todas las semanas dos o tres trajes a medida». Durante la MBFWM, parte de su equipo se instalará en el Hotel Only You de la calle Barquillo, para acercar a sus clientes potenciales la colección o encargar algún diseño a medida.

A veces, el mundo ajeno a la moda, tiende a pensar que las colecciones de pasarela se quedan en la pasarela, que muchas creaciones no son rentables y que dan pérdidas. Palomo ha invertido mucho en sus shows, verdaderas campañas de marketing que le han llevado a desfilar en Nueva York, Moscú y París. «En dos años no puedes hacer que este tipo de negocio sea rentable, sobre todo cuando hemos intentado ser ya muy grandes», reflexionó. «Hemos invertido mucho desde el principio, y ahora es cuando empieza a haber movimiento, pero para que rente todavía faltan un par de años». Lo importante, es que las colecciones gustan y se venden, incluso las de pasarela. «A veces es muy sorprendente porque haces piezas muy comerciales y luego, cuando alguien quiere algo de Palomo, quiere el piezón de Palomo, el más llamativo».

Ahora Palomo Spain se encuentra en un momento «muy bonito de crecimiento, de montar una buena estructura de empresa y un buen equipo». Están invirtiendo ahora tiempo en su organización, «para funcionar como una empresa que está a la altura de cualquier otra marca de moda». Palomo evoluciona y crece al mismo tiempo en que pondera su mensaje: «Lo del estilo genderless fue una etiqueta que se puso desde el principio: como lo de la ropa de chica en chico. Yo busco que el hombre que estoy intentando mostrar desde el principio vaya madurando y se vaya haciendo a la ropa». En el camino, Alejandro y su equipo van descubriendo las claves para que el hombre rompa barreras. «No es un proceso fácil acostumbrar a un hombre a la ropa de Palomo, pero luego es sorprendente que la mayoría de mis clientes son masculinos, en la venta online, el 99 por ciento son hombres».