La actriz cántabra durante la presentación del jueves - Belén Díaz
GENTE

Paula Echevarría: «La puerta de la reconciliación está abierta»

La actriz protagonizó ayer un acto publicitario en el que se resistió a aclarar su relación con David Bustamante

MadridActualizado:

La segunda comparecencia de la actriz Paula Echevarría ante los medios de comunicación, tras su separación no confirmada del cantante David Bustamante, apenas presentó diferencias respecto a la primera. En las dos ocasiones, Paula posaba para promocionar los productos a los que presta su imagen, esta vez un nuevo proyecto de Samsung Smartgirl, y el discurso ante los micrófonos era muy parecido a pesar de que los hechos de los días transcurridos confirman lo que Paula no quería verbalizar: su matrimonio con Bustamante es ya un recuerdo del pasado. Por eso, la primera pregunta que ayer contestó fue directa y sin preámbulos.

—¿Cómo se encuentra y cuál es su estado civil?

—Estoy muy bien y mi estado civil es muy feliz y casada, por supuesto.

—¿Hay posibilidad de una reconciliación? ¿Hay alguna puerta entre ustedes?

—Esa puerta siempre ha estado abierta, ninguno de los dos la ha cerrado. Lo cierto es que las cosas están igual, en el mismo punto, ni para adelante ni para atrás. En mi casa siguen pasando cosas, claro, como en la de todos. Pero en cuanto a mi relación con David todo está igual. Nos encontramos tranquilos y bien, en el mismo punto. Nos tomaremos el tiempo que necesitemos. No nos vamos a precipitar nunca ni mucho menos para que alguien pueda obtener un titular por verbalizarlo.

—Y su hija Daniela, ¿como está ante su Primera Comunión?

—Muy contenta e ilusionada.

—¿Ha habido alguna llamada de David a este móvil nuevo durante las ultimas 24 horas?

—Claro que sí. Entrantes y salientes, y whatssaps y de todo.

—Estos días se la ha visto entrando en un despacho de abogados...

—No he ido a ningún abogado.

—¿Y qué tiene que decir del contrato de confidencialidad que firmaron hace tres años? Según este documento, si algunos de los dos rompe la cláusula de silencio sobre sus respectivas vidas en común tendría que abonar 100.000 euros en una cuenta a nombre de su hija

—Sobre las cosas que se dicen, pero no se demuestran, no opino.

Tajante y menos nerviosa que semanas atrás, Paula contesta aunque no aclara del todo su situación. Cuestiona el contrato que tienen firmado para decretar los términos de su divorcio tras una separación que vivieron hace tres años –contrato que sí se firmó, como ABC ha podido comprobar– y que explicaría el silencio de los dos a la hora de hablar públicamente sobre su ruptura. Paula sí confiesa que las flores que llegan a su casa son de agradecimientos de algunas firmas que anuncia en su blog y es ella quien prefiere resumir su historia diciendo «de puertas para adentro, todo lo que nos pasa es mucho más normal que la idea que se está dando fuera». Evidentemente, Paula repite que «nunca he negado que David ya no vive en casa, pero insisto que todo es mas tranquilo de lo que aparenta».

Paula explica suausencia de la alianza en el dedo anular «porque nunca hemos llevado los anillos. A David, cuando adelgazó, se le caía y dejó de usarlo y yo también porque en los rodajes lo podía olvidar. Hace más de nueve años decidimos quitarnos las alianzas», señala.

Objetivo de la prensa

Respecto a ser un objetivo constante de la prensa, declara: «Respeto el trabajo de todos los reporteros, lo único que pido es que si se dicen cosas que se hagan de frente. Que no inventen las fechas de la Comunión de mi hija. Somos dos personas que estamos viviendo este momento y sólo pido que nadie nos utilice», justifica.

«No hemos tenido un final fatal, ni siquiera hay un final. Lo cierto es que siempre hemos estado bien los dos. Si llegara el momento y hubiera que dar un comunicado lo haríamos para dejar todo claro. A David le defiendo a muerte y se han dicho barbaridades. La nuestra es la historia de una pareja que, tras doce años juntos, hay un momento en que las cosas se tambalean», finaliza. En cuanto a la posibilidad de que esté rentabilizando su situación, aclara que sus contratos publicitarios están firmados desde hace muchos meses. «Solo cumplo con las obligaciones que tenía de antes ya que mi idea es alejarme un poco del foco».