Enrique Peña Nieto y la modelo Tania Ruiz Eichelmann en una farmacia de Madrid
Enrique Peña Nieto y la modelo Tania Ruiz Eichelmann en una farmacia de Madrid - ABC

El periplo de Enrique Peña Nieto por España

De Madrid a Andalucía, el expresidente de México se evade de su divorcio de Angélica Rivera con un viaje en compañía de su nueva novia y con el apoyo de amigos empresarios

Actualizado:

Los fastuosos aposentos que durante seis años custodiaron el sueño –y más de una noche de vigilia– de Enrique Peña Nieto se han convertido en un escenario recurrente de selfies para turistas. La residencia oficial mexicana de Los Pinos cerró sus puertas la madrugada del pasado 1 de diciembre y unas horas más tarde, amaneció remozada como una suerte de parque de atracciones con largas colas de visitantes ávidos por pisar los mármoles blancos por los que transitaron los últimos 14 presidentes de México. El nuevo mandatario Andrés Manuel López Obrador renunció a la lujosa mansión presidencial y le cedió sus llaves al pueblo, que pueden visitarla de forma gratuita de martes a domingo. A punto de expirar sus últimas horas como presidente y con las maletas en el portón, el 30 de noviembre Peña Nieto recibió a su última visita, el Rey Don Felipe. Un encuentro excepcional que el mexicano de 52 años quiso tener con Don Felipe para despedirse personalmente, muestra de la consideración y de las relaciones excelentes que mantiene con España.

Entregada la banda presidencial y lejos de Los Pinos y del foco público, el expresidente azteca ha estrenado nueva vida y nuevo estado civil. A pesar de su 1,72 metros de estatura, sus dotes de galán, su cabellera negra engominada y su carisma le han reportado un notorio éxito entre las mujeres, su gran pasión junto a la política. Apodado como «Golden boy» durante su etapa como subsecretario de la Gobernación (1999-2000), Peña Nieto ha cambiado a su histriónica consorte Angélica Rivera por una modelo 20 años más joven que ella. Su matrimonio siempre despertó muchas sospechas y las malas lenguas hablaban de que su amor –sobre todo los últimos años– ha sido tan impostado como los papeles que acostumbraba a interpretar Rivera en sus telenovelas. La convivencia del matrimonio se restringía a los actos públicos y los rumores de divorcio sonaban desde hace meses. El pasado jueves la edición mexicana de «¡Hola!» confirmaba lo que ya todos sabían: Peña Nieto y la actriz –conocida como «La Gaviota» por uno de sus personajes– se divorciaron el pasado diciembre, coincidiendo con el final de su presidencia. «Aunque hacían vidas por separado desde hace tiempo, él esperó a terminar su mandato para evitar el escándalo», comentan fuentes de su entorno a ABC.

Enrique Peña Nieto y Angéica Rivera en 2015
Enrique Peña Nieto y Angéica Rivera en 2015 - EFE

Durante los dos últimos dos meses, Peña Nieto ha repartido su tiempo entre su casa de recreo en Ixtapan de la Sal –a 135 kilómetros al suroeste de la Ciudad de México – y España. El expresidente ha cambiado la vegetación del Bosque de Chapultepec, donde se emplaza el complejo de Los Pinos, por la del madrileño parque del Retiro. A comienzos de este mes fue fotografiado junto a la modelo mexicana Tania Ruiz Eichelmann y dos personas más en la plaza de la Independencia de la capital. Ella aparecía con un abrigo de piel rosa y un gorro a juego. Posteriormente se difundió otra fotografía de la nueva pareja, ese mismo día, dentro de una farmacia. El periplo de Peña Nieto por España no se limita a Madrid, sino que también ha visitado una finca en Andalucía de un íntimo amigo empresario español, según adelantaba el periodista mexicano Salvador García Soto. Aunque en sus columnas publicadas en el diario «El Universal» no desvelaba la identidad del cicerone de Peña Nieto en Andalucía, en conversación con ABC el escritor comenta que se ha hospedado en una propiedad de los dueños de OHL. «La constructora española que fue favorecida por él con contratos tanto como gobernador del Estado de México como después en la Presidencia de la República», declara el periodista.

Las buenas relaciones entre Juan Miguel Villar Mir y el exmandatario mexicano no son un secreto. OHL México es una compañía muy cercana al PRI (Partido Revolucionario Institucional), que estuvo en el poder durante 71 años y que, tras un impass de doce años de Gobierno del PAN (Partido Acción Nacional), volvió a ganar las elecciones de 2012 con Peña Nieto.

Conexión con OHL

Fuentes consultadas por ABC coinciden en que la filial de OHL –en México desde 2002– era una de las empresas «favoritas» del expresidente, y que ya lo era durante su etapa de gobernador del Estado de México. Peña Nieto concedió entonces el proyecto Viaducto Bicentenario a OHL, en 2008, aunque se puso en marcha en 2010. Las informaciones sobre presuntas irregularidades de la filial de la empresa española y la sombra de la corrupción sobre las concesiones por parte del Ejecutivo del PRI han sido constantes.

La familia Villar Mir acostumbra a pasar sus veranos en la lujosa Sotogrande, donde poseen una fabulosa mansión, aunque no se ha especificado en qué propiedad andaluza se habría alojado Peña Nieto.

Mientras el exmandatario se entrega a la dolce vita una vez abandonado el cargo, sus hijos se mantienen ajenos a las informaciones sobre Peña Nieto y su divorcio esquiando en EE.UU. Paulina, Alejandro y Nicole, fruto del matrimonio de Peña Nieto con su primera mujer Mónica Pretelini, presumen de vacaciones en un nevado paisaje en Lake Tahoe en sus stories de ayer de Instagram.

Tania Ruiz
Tania Ruiz

Los tres vástagos de Peña Nieto están más que acostumbrados a su ajetreada vida sentimental. El mexicano reconoció públicamente que le fue infiel a su primera esposa y que tuvo dos hijos fuera del matrimonio, uno de los cuales murió. Lo hizo en un alarde de transparencia, para presentarse con sus virtudes y defectos. «No quiero tabúes en mi vida», explicó.

Tras la muerte de Mónica Pretelini, en 2007, debido a una arritmia ocasionada por una crisis epiléptica, le adjudicaron el título de viudo de oro. Le duró poco. Un año más tarde anunciaba su noviazgo con Angélica Rivera. Según la prensa mexicana, a esta le habría sido infiel con la modelo de 31 años Tania Ruiz Eichelmann con la que empezó a verse antes de su separación. Ante esta humillación, «La Gaviota» voló a EE.UU con sus hijas Sofía, Regina y Fernanda, fruto de su primer matrimonio con el productor José Alberto Castro. Ahora ocupa su tiempo entre sesiones de spa y la redacción de un libro en el que detallará sus vivencias como primera dama. Incluso, se especuló con la posibilidad de que venderá los derechos para hacer una serie biográfica. En vista de cómo ha acabado su matrimonio y su abrupta salida de Los Pinos, material no le faltará.