Camilo Sesto y su hijo, Camilo Blanes Jr.

Los problemas del hijo de Camilo Sesto

Una revista del corazón publica esta semana una entrevista de Lourdes Ornelas del pasado año que, en su momento, no vio la luz

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La plácida vida que llevaba Camilo Blanes Jr. (35 años), alejado casi siempre del foco mediático, se ha terminado. Como hijo de Camilo Sesto y su heredero, se ha convertido -tras el reciente fallecimiento de su padre hace apenas unos días como consecuencia de un fallo renal- en uno de los personajes más buscados y deseados por la prensa del corazón.

Apenas 48 horas después de la incineración del artista de 72 años, Camilo Blanes Jr. y su madre se instalaban en la casa madrileña de Torrelodones en la que el artista vivió sus últimos años. Quizá a la espera de conocer las últimas voluntades de su padre, con el que en vida mantuvo una relación más distante que cercana, al menos en los últimos años.

Lo cierto es que son varias las versiones que circulan sobre la relación que mantenían padre e hijo: unos aseguran que Camilo se volcó con él y su educación; otros dicen que no y que se comunicaban por correo. Pero ni los rumores hicieron que el propio Camilo Sesto se pronunciara abiertamente sobre este tema. Habrá que esperar para conocer cuál es la postura del hijo del artista que ya se comenta que estaría negociando varias entrevistas para hablar de su padre.

Mientras tanto, ha salido este miércoles la versión de su madre, Lourdes Ornelas, con la que Camilo Sesto no se llevaba nada bien. La revista «Diez minutos» publica esta semana una entrevista que hizo Antonio Montero a la madre del hijo de Camilo Sesto que tuvo lugar el 26 de agosto de 2018 y, que hasta ahora, no había visto la luz. En ella narraba cómo estaba su hijo en ese momento, que se encontraba viviendo en España con su padre.

«Mi hijo tiene un problema y su padre sabe que tiene que estar en España, pero lo quiere fuera [...] Mi hijo está viviendo en el jardín, en la parte donde la gente se cambia para nadar y le han bajado un ventilador para que no suba a la casa. Camilo Sesto y quienes les rodean quieren enviarle de vuelta a México», explicaba Ornelas en aquella entrevista. «En casa de Camilo nos hemos sentido una basura», reiteraba.

Camilo Sesto y su hijo, en 1989, en Mallorca
Camilo Sesto y su hijo, en 1989, en Mallorca - EFE

Reconocía que su hijo tiene -o al menos tenía en esos momentos- muchos problemas psicológicos y con el alcohol: «Mi hijo Camilo, cuando bebe se pierde y ya le da igual... Ese es el mayor problema. Aquí con ese problema me lo van a matar (refiriéndose a México). Necesita ayuda». Por aquel entonces, Ornelas hacía una llamada de auxilio para que su padre ayudase a su hijo. «Mi hijo necesita ayuda pero su padre es muy cobarde. Huye de los problemas», reiteraba una y otra vez en la entrevista. Unos problemas que aseguraba que podrían haberse paliado con los médicos adecuados pero que, según su versión, Camilo no le ofreció los medios.

El gran cambio de Camilo Sesto

Ornelas destacaba también en la entrevista la parte buena de Camilo Sesto. Asegura que todo el mundo se enamoraba de él, hasta los hombres, por su amabilidad y carácter. «Yo he estado muy enamorada de Camilo.Habría hecho lo que él hubiera querido [...] Pero en los años 80 la droga era para muchos como un juego. Camilo empezó a tener hábitos poco saludables y su carrera se empezó a venir abajo», contaba el pasado año.