Rania Youssef
Rania Youssef - Suhail SALEH / AFP

Rania Youssef, la actriz egipcia que será juzgada por incitar al «libertinaje y la lujuria» al llevar un vestido transparente

La intérprete ha recibido una avalancha de insultos por el look con el que acudió a la clausura del Festival Internacional de Cine de El Cairo

EL CAIROActualizado:

Un tribunal de El Cairo juzgará el 12 de enero a la actriz egipcia Rania Youssef tras ser acusada por un grupo de abogados de cometer actos que incitan al «libertinaje y la lujuria» por ir a la clausura de un festival de cine con un vestido transparente que dejaba ver las piernas.

Tres abogados denunciaron a Youssef acusándola de cometer un «acto obsceno en público, incitar al libertinaje, la lujuria, la tentación y extender el vicio por medios que violan las normas establecidas en la sociedad egipcia», según informa el diario estatal «Al Ahram».

Todas esas cosas vieron los abogados en el vestido negro con el que Youssef acudió el pasado 29 de noviembre a la clausura del Festival Internacional de Cine de El Cairo.

Las denuncias se producen después de que la actriz haya sufrido una avalancha deinsultos y comentarios en las redes sociales por el vestido en este país musulmán de moral y costumbres muy conservadoras.

Incluso el sindicato de actores del país censuró a la actriz por su indumentaria afirmando en un comunicado que algunos de los invitados a la clausura «no se ajustaron a las tradiciones de la comunidad y sus valores y morales».

El vestido que la actriz lució en la clausura del Festival Internacional de Cine de El Cairo
El vestido que la actriz lució en la clausura del Festival Internacional de Cine de El Cairo - Omar ZOHEIRY / AFP

No es la primera vez que abogados llevan ante los tribunales egipcios a artistas invocando la defensa de la moral pública.

En 2015 un tribunal de este país condenó a dos bailarinas de danza del vientre a seis meses de prisión por «incitar al libertinaje» en dos vídeos musicales que protagonizaron.

También en este caso, las bailarinas fueron denunciadas por un abogado apoyándose en que la ley egipcia estipula que cualquier persona testigo de un delito tiene el derecho a presentar una denuncia ante los tribunales del país, que deben decidir si se abre o no un procedimiento formal.

El novelista egipcio, Ahmed Nayi, fue condenado a dos años de prisión en 2016 por una novela erótica, aunque el tribunal de Casación anuló la condena.

Tres años antes, un tribunal administrativo de El Cairo ordenó el cierre de un canal de televisión temático de danza del vientre por presentar material que supuestamente dañaba la «moral pública».