Rodrigo de la Calle
Rodrigo de la Calle - ABC

Rodrigo de la Calle apuesta por la verdura: «Pescado y carne, no os necesitamos»

«Yo siempre he dicho que a todo el mundo le gusta la verdura pero no lo sabe y es porque nos la han cocinado mal, intentando enmascararla», confiesa el chef

MadridActualizado:

Desde que el estrella Michelin Rodrigo de la Calle inaugurase su restaurante en Madrid -El Invernadero, en Ponzano 85-, el chef no ha dejado de crear. «Mi afición por la cocina se la debo a mis padres. Por parte de mi madre son todos cocineros y por parte de mi padre agricultores, entonces estaban todo el día cocinando y comiendo», reconoce en entrevista para ABC.

Sin embargo su última aparición vino de la mano de Mahou, quienes organizaron una sorprendente propuesta gastro del chef con un maridaje de una de las cervezas de la firma: Barrica, y acompañado por la actuación del cantante Bejo. «Para mí el maridaje es básico. En nuestro restaurante elaboramos las bebidas nosotros mismos. Es súper importante porque comer con agua es súper aburrido, necesario pero aburrido», confiesa entre risas.

Rodrigo de la Calle
Rodrigo de la Calle - ABC

De la Calle redobla su apuesta por las verduras: «Yo siempre he dicho que a todo el mundo le gusta la verdura pero no lo sabe y es porque nos la han cocinado mal, intentando enmascararla», y transmite su preocupación sobre este tema: «El consumo de frutas y verduras cada año en España cae en picado. Lós jovenes solo consumen comida precocinada o fast food», explica.

Sus platos, todos de temporada, se complementan con los variados y delicados sabores de la tierra. «La mejor musa para crear un buen plato es que aparezca un producto de temporada», a poder ser verde, «pescado y carne, no os necesitamos», dice con rotundidad. Una dieta acompañada de ejercicio para mantener la línea: «Para mí es obligatorio una hora mínimo de gimnasio antes de ir a trabajar. Yo hago elíptica».

El estrella Michelin tiene muy claro los valores que debe cuidar un buen cocinero o crítico gastronómico: «La nobleza e imparcialidad, también saber decir la verdad», y añade: «Hay que ir a los restaurantes y hacer críticas una vez probado el producto, no lo que te cuentan».