Sally Hambleton posa en Madrid
Sally Hambleton posa en Madrid - ABC

Sally Hambleton, la florista de la «jet set» y la realeza española

Su marcado estilo, entre la sencillez retro y el aire campestre «british», se ha consolidado en nuestro país

MADRIDActualizado:

Habla por los codos, encadena una anécdota tras otra y se mueve sin parar por su tienda de la madrileña calle Gabriel Lobo mostrando sus arreglos florales, sin perder la sonrisa en ningún momento. Cuando a Sally Hambleton (Madrid, 1971) la despidieron de su compañía en el sector de la banca de inversión se le vino el mundo encima. Pero la desazón le duró poco a esta empresaria de madre british y padre español. Invirtió la indemnización en unos cursos de arte floral en Londres impartidos por Kenneth Turner, uno de los decoradores y perfumistas más prestigiosos del mundo. Del maestro norirlandés, siempre se le quedó grabada una lección: «Si quieres dedicarte a esto nunca pienses en tener unas manos bonitas ni un fin de semana libre». Con la ayuda de su marido logró hacerse un hueco y a su regreso a Madrid creó Sally Hambleton for The Workshop Flores. De eso hace ya 15 años, tiempo en el que su estilo, entre la sencillez retro y el aire campestre british, se ha consolidado en la capital.

Sus creaciones florales estuvieron presentes en la pedida de mano de Don Felipe y Doña Letizia en el año 2003, en La Zarzuela en varios cumpleaños de Doña Sofía, en la cena de gala de la ampliación del Museo del Prado o en casa de los Beckham cuando residían en Madrid y organizaban multitudinarias barbacoas. Sally también ha sido la artífice de la decoración en bodas de la jet set internacional en nuestro país -cuyas identidades no puede revelar- y en enlaces y fiestas en el extranjero, incluso Nueva Zelanda. «Valgo más por lo que callo que por lo que digo», responde entre risas cuando tratamos de sonsacarle algún detalle sobre sus clientes VIP.

Sally Hambleton posa con el centro floral que ha creado con la manzana Pink Lady como inspiración
Sally Hambleton posa con el centro floral que ha creado con la manzana Pink Lady como inspiración - ABC

Sally confiesa que las flores le transmiten felicidad y emoción. Adora las hortensias y explica que para asegurar la calidad del producto casi todo el material lo compra en Holanda porque en España escasea. Eso sí, hay una rosa roja que se está cultivando en Soria que le chifla.

Dispone de un equipo de 14 personas y en sus propias palabras niega que sea un negocio rentable. «Se trata de un material que a los cuatro días ya es inservible, que se trabaja a mano, los ramos se hacen en el momento en que se encargan y hay que formar a la gente que trabaja contigo, porque en España apenas hay escuelas de formación». Pero para ella el éxito no solo se mide en términos monetarios y está satisfecha de dedicarse a lo que le llena. Compagina su trabajo en la tienda con la organización de talleres o proyectos muy personales como la creación de un centro de flores con manzanas de Pink Lady. Y antes de finalizar le preguntamos qué le regalaría a Meghan Markle tras ser mamá. «Un cesto con flores primaverales, silvestres y con un toque de amarillo, y frutas apetecibles». Recuerda que cuando nació su única hija, Angélica, que ahora tiene 15 años, solo le mandaron bombones. «Me pareció una malísima idea en un momento en el que te ves gorda y sólo piensas en volver a ser la que eras», bromea.