Vídeo: Jesulín de Ubrique planea reunir a sus tres hijos
Sálvame

Belén Esteban y Jesulín de Ubrique: la breve y tormentosa relación que es noticia 20 años después

En 1997, una joven tímida conoció al torero más deseado. En menos de dos años, tuvieron una hija y protagonizaron una sonada ruptura que desencadenó uno de los mayores terremotos que recuerda la prensa del corazón española

E.B
MADRIDActualizado:

Año 1997. Los científicos ya empezaban a temer el «efecto 2000», pero en España ya se sufría el «efecto Jesulín». Un joven torero había enloquecido a miles de mujeres españolas que suspiraban por sus huesos. Jesulín de Ubrique era la estrella de rock particular de los años 90. Todas querían estar con él, pero el joven rehuía de novias formales. Hasta que llegó ella.

Era una joven tímida y rubia que respondía al nombre de Belén Esteban. Lograron salir un año juntos sin que su relación fuera conocida. Una chica de San Blas había conquistado al diestro que presumía de ser el que más ropa interior de mujer había recogido del ruedo. El 20 de julio de 1999, la pareja daba la bienvenida a su primera hija, Andrea Janeiro, y Belén se trasladaba a Ambiciones junto a su novio. Ni un año tardó en abandonar la finca familiar y poner punto final a una relación que se había convertido en una pesadilla por culpa de su familia política.

Casi 20 años después, Belén Esteban y Jesulín de Ubrique siguen haciendo pública su mala relación. Sus dimes y diretes protagonizan los más variopintos titulares y llenan hora tras hora en la televisión en una novela que, con el paso de los años, ha añadido más y más capítulos.

Llega María José Campanario

En septiembre de 2001, Jesulín de Ubrique sufrió un grave accidente de coche cuando volvía a Ambiciones tras una cacería. El torero fue trasladado al Hospital Virgen del Rocío, donde una atractiva morena se convirtió en su sombra y mejor apoyo. La mujer respondía al nombre de María José Campanario y fue presentada al diestro a través de un amigo en común. Nueve meses más tarde, confirmaban su relación y el 27 de julio de 2002 contraían matrimonio.

Jesulín de Ubrique con María José Campanario
Jesulín de Ubrique con María José Campanario

La pareja ha vivido una relación llena de altibajos y fruto de la cual nacieron sus dos hijos, Julia y Jesús Alejandro.

Problemas judiciales

En 2005, la familia Janeiro empezó a ser investigada por su supuesta vinculación a una red de facturas falsas, la «Operación Halcón». Humberto Janeiro, padre de Jesulín, dejó de pagar las deudas contraídas con Hacienda y un tercio de Ambiciones salió a subasta... sin que nadie pujara por ella. Además, la Guardia Civil entró en la finca para requisar dos osos pardos, un jaguar y una cabeza de cebra que el diestro exponía disecados sin las licencias pertinentes.

Pero no fue el final del via crucis de los Janeiro por los juzgados. En el año 2012, María José Campanario y Carmen Bazán, nuera y suegra, fueron condenadas por fraude a la Seguridad Social en el marco de la «Operación Karlos».

La boda (y divorcio) de Belén Esteban

En 2008, Belén Esteban también se animaba a pasar nuevamente por el altar. Lo hacía del brazo de Fran Álvarez, un camarero con el que vivía una nueva e ilusionante etapa de su vida. Su boda no estuvo exenta de polémica, especialmente en lo que al vestido se refiere: la entonces colaboradora de «El programa de Ana Rosa» contactó con varias firmas nupciales que se negaron a vestirla. Al final, lució un vestido palabra de honor con una chaqueta bordada de cristales de El Corte Inglés. Cinco años después de esta boda, la pareja anunciaba su divorcio.

Belén Esteban el día de su boda con Fran Álvarez
Belén Esteban el día de su boda con Fran Álvarez

Belén Esteban, un animal televisivo

En abril de 2009, Telecinco estrenaba «Sálvame». Un programa que revolucionaría la forma de informar del corazón en la pequeña pantalla y que sería el trampolín televisivo de Belén Esteban.

Belén Esteban con Toño Sanchís
Belén Esteban con Toño Sanchís

La ex de Jesulín de Ubrique lleva casi una década trabajando en el programa y siendo en más de una ocasión la protagonista indiscutible de la tertulia. No lo parecía cuando caminaba de forma tímida tras el diestro, pero la de San Blas es todo un animal televisivo. La cultura popular se nutrió de ella, de sus «por mi hija ma-to», «Andreíta, cómete el pollo» o «¿Me entiendes?». Tal es el tirón de «la Esteban» que Telecinco no dudó en contar con ella para levantar en el año 2015 la edición VIP de «Gran Hermano», consiguiendo más memes y frases que se repiten en cada esquina («¿Qué hago, Super? ¿Me mato?»).

Sin embargo, su éxito en televisión pudo ser también su final. No es ningún secreto que Esteban ha tenido ciertos problemas de adicción, a los que ella siempre se ha referido como «cuando estuve malita». En 2010, tras su paso por «Mira quien baila», dijo basta y comenzó su rehabilitación. En 2012, en una entrevista para «Sálvame Deluxe», reconocía que estaba saliendo de «una espiral difícil. Ahora, sólo soy adicta a la vida».

La batalla contra Toño Sanchís

En diciembre de 2015, Belén Esteban protagonizaba una nueva y sonada ruptura, esta vez en el ámbito profesional. La de San Blas ponía punto y final a su relación laboral con Toño Sanchís, quien había sido su representante desde que, a principios de los 2000, comenzó a trabajar en Antena 3.

Todo saltó por los aires por un fraude del representante a Esteban, quien descubrió varios agujeros en sus finanzas. Este pasado mes de mayo, la colaboradora de «Sálvame» ganaba una encarnizada batalla judicial con una sentencia que obliga a su exrepresentante a pagarle 600.000 euros. Una guerra que salió de los juzgados para llegar, como no podía ser de otra forma, a los platós de Telecinco, donde tanto Sanchís como Esteban pusieron toda la carne en el asador acusando al otro de varias deslealtades.

Andrea Janeiro quiere ser anónima

Y entre tanto titular, tanta portada y tanto programa iba creciendo una niña que solo quería vivir una vida normal. Andrea Janeiro vivió siempre a la sombra de las acusaciones de sus padres respecto a su manutención y a la atención que recibía de ambos.

Portada de «Hola» del nacimiento de Andrea Janeiro
Portada de «Hola» del nacimiento de Andrea Janeiro

Hasta el verano de 2017, la joven estuvo callada. Pero cuando cumplió los 18, habló para pedir que la dejasen en paz. Janeiro no quiere seguir los pasos de su madre en televisión, solo quiere vivir tranquila como cualquiera joven de su edad. Esta semana, el enfrentamiento entre sus padres volvía a estar de actualidad porque el torero ha acusado a la colaboradora de Telecinco de «intoxicar» su relación con su hija. Una vez más, Belén Esteban y Jesulín de Ubrique ponen su mala relación en el candelero. Y, una vez más, Andrea ve cómo arden sus anhelos por una vida normal.