Malú
Malú - Gtres

Sálvame«Sálvame» destapa la cara oculta de Malú

Desde que saltase a la luz la noticia de una supuesta relación sentimental entre la cantante y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, no se ha vuelto a ver a la artista

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Aunque Malú no compone su nombre artístico con su apellido –se llama María Lucía Sánchez–, la sobrina del fallecido Paco de Lucía encontró en el cantante el guía perfecto para su carrera musical. Malú nació rodeada de música, arte y talento; quizás por eso, con tan sólo 16 años, se lanzó a la música con uno de los mejores padrinos del momento, Alejandro Sanz, quien le lanzó al éxito con «Aprendiz».

Desde que saltase a la luz la noticia de una supuesta relación sentimental entre la cantante y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, no se ha vuelto a ver a la artista. Paparazzis y reporteros hacen guardia las 24 horas del día en su puerta para ser los primeros en lograr alguna declaración o, en el peor de los casos, al menos una foto de la protagonista del momento.

En «Sálvame» cada tarde dedican unos minutos del programa para actualizar la noticia del supuesto romance entre la pareja. Primero que si han pasado juntos San Valentín, después que es una relación tapadera para ocultar el verdadero noviazgo de uno de los dos y ahora que Rivera ha mandado reparar una guitarra de Paco de Lucía, valorada en cerca de 10.000 euros para regalarsela.

Sean o no ciertos los rumores, lo que sí es verdad es que la vida de los dos protagonistas -dentro del mundo del corazón- se ha convertido en el foco mediático. Tanto es así que incluso los colaboradores de «Sálvame» se han encargado esta semana de rastrear todo el pasado de ambos en busca de algún jugoso testimonio. Y lo han conseguido.

Ayer por la tarde emitieron en el programa audios de personas que habían trabajado junto a la artista y que la calificaban de «Diva, poco empática y mercenaria», entre otras muchas acusaciones. «Es una artista que cambia la cara cuando la cámara le deja de enfocar», decía uno. «Grita a los técnicos de sonido con malas formas», aseguraba otro. «Es una persona bastante mercenaria de su trabajo que lo único que quiere es cantar y marcharse. Es bastante desagradable trabajar con ella», corroboraba un tercero. «Lo primero que te decían al comenzar a trabajar era que tuvieras cuidado con ella, había como un miedo generalizado hacia Malú».