Instagram

TwitterDescubren la gran estafa del negocio de Yoli Claramonte, de «GH 15»

La televisiva creó una tienda online dedicada a la venta de prendas conjuntadas para madres e hijas

MadridActualizado:

Yoli Claramonte, exconcursante de «Gran Hermano 15», se ha convertido en el centro de la polémica y diana de numerosas críticas. La televisiva, que intenta labrarse un futuro como «influencer», comenzó compartiendo su día a día junto al que fuera su exmarido, Jonathan y la hija que tienen en común, Valeria. Sin embargo, parece que las redes sociales no le han resultado lo suficientemente rentables.

Recientemente Yoli decidía emprender y lanzar una marca de ropa propia, al igual que hacen actualmente muchas de sus compañeras «influencers». Hasta aquí todo parecía correcto: una tienda online llamada «LY Collection» dedicada a la venta de prendas conjuntadas para madres e hijas.

Cuál fue la sorpresa de algunos usuarios de redes sociales al descubrir que la ropa de la marca de la exconcursante no era un diseño exclusivo, ni mucísimo menos. Se trata de prendas que se venden en la página web china Aliexpress y que ella revende, posteriormente, a un precio muchísimo más caro.

Tras recibir un aluvión de críticas a través de Twitter e Instagram, Yoli decidió salir al paso y pulicar un vídeo en Youtube para intentar aclarar la situación. «El error fue mío por decir la palabra 'marca', que engloba tener que diseñar una prenda», comienza diciendo.

«Cuando me propusieron hacer esto, yo lo que quería era diseñar mis propios modelos, pero el precio de coste se nos elevaba muchísimo y el precio de venta era muy superior. Entonces abrimos otro abanico de posibilidades», continúa relatando. Según su versión, decidieron ir a una fábrica de Madrid que también vende para webs como Amazon, Alibaba o Aliexpress.

Una vez dicho esto, y lejos de achantarse, presume de que, a diferencia de las citadas marcas, su empresa hace envíos en 24/48 horas y que cuentan con un «packaging» (embalaje) personalizado y mucho más trabajado. Lo que hace, explica ella misma, es incluir los productos en una caja con una pegatina en la que pone «LY», un envoltorio interior de papel y una carta de «agradecimiento». También una sencilla etiqueta, atada con un cordón, en la que se lee el nombre de la marca.

Pero lejos de aclarar la polémica, las redes sociales estallaron contra ella por sus argumentos. Han sido cientos los usuarios que se han burlado de ella y denuncian que su negocio es una gran estafa. Ella, por su parte, asegura que no abandonará el negocio: «No estoy haciendo daño a nadie, no estoy haciendo nada ilegal, y voy a continuar con este proyecto que me encanta».