El verdadero motivo por el que Isabel Pantoja no sale de Cantora

Su hija, Chabelita, desvela qué se esconde tras el encierro de su madre, que apenas sale de casa

Actualizado:

Las continuas salidas nocturnas de Chabelita este verano, sus amores y desamores y su tensa relación con su madre han provocado que Isabel Pantoja esté en el centro de todas las miradas. Y más, después de que la cantante concediese la pasada semana una extensa entrevista tras la entrada de su hija en la casa de «Gran Hermano».

La matriarca parece que ya no puede más. Su hija le trae de cabeza últimamente, como así manifestó en el programa «Sálvame». La relación con ella es cada vez más fría y distante, y por el momento no tiene pinta de mejorar. Al menos después de las últimas declaracionesde Chabelita en la casa de Guadalix de la Sierra sobre su madre. No tanto por sus palabras, sino más bien por el hecho de hablar de ella. Pantoja solo quiere pasar desapercibida en los medios de comunicación, algo que su hija no le está permitiendo.

Chabelita ha desvelado ante los millones de espectadores que siguen el reality la razón por la que su madre no suele salir de su casa de Cantora. «Ella siempre está allí. Mi madre no sale a la calle», comenzaba. ¿El motivo? El fallecimiento de Paquirri. «Desde que Paco murió, no ha sido feliz y no quiere salir. Yo veo que lo pasa mal por las cosas que dicen», explicaba sobre el tema, asegurando que no ha podido reponerse de la pérdida.

También contó cómo es Isabel Pantoja en su papel de madre. «Mi madre es muy madre. Se pasa de sobreprotectora. No me dejaba salir de casa sola hasta que cumplí los 18», decía. No son las únicas palabras que le ha dedicado. Esta misma semana, salía a la luz una entrevista de Chabelita en «Lecturas» de 13 páginas en las que hablaba largo y tendido de su madre.

«La vez que peor lo he pasado fue cuando entró mi madre en la cárcel. Recuerdo ese día muy mal. Pensaba que no lo superaría. Me fui lo más lejos posible porque sabía que aquí no iba a hacer nada. Luego entré en 'Supervivientes' cuando ella estaba en prisión y no me hablaba con mi hermano. Para mí fue como una fuga», explicaba en la citada revista.