El duque de Alba y su hermano Cayetano
El duque de Alba y su hermano Cayetano - Gtres

Los verdaderos motivos del distanciamiento entre el duque de Alba y su hermano Cayetano

Desde la muerte de doña Cayetana, el ambiente que se respira entre los hermanos es bien distinto

MadridActualizado:

En el Palacio de Liria, mientras Cayetana de Alba vivía, todos sus hijos acudían de buena gana a las reuniones familiares junto a la duquesa. Así fue hasta que murió. Desde entonces, las cosas nunca han vuelto a ser igual y así se ha podido evidenciar en la mala relación existente entre el duque de Alba y su hermano Cayetano, antes muy unidos y hoy totalmente distanciados.

La duquesa de Alba rodeada de sus hijos
La duquesa de Alba rodeada de sus hijos - Ernesto Agudo

Fue el propio Cayetano Martínez de Irujo quien, en plena tormenta del noviazgo de su madre con Alfonso Diez, comentó que los hermanos estaban «más unidos que nunca». Desde la muerte de Cayetana, el ambiente que se respira es bien distinto. Con su marcha se acabó una época en esa Casa y comenzó el ducado de su primogénito, Carlos Huéscar. En esta nueva etapa quien más perdió fue el hijo jinete, Cayetano, por quien la duquesa sentía debilidad. De entrada, porque fue desposeído de todas las funciones que acometió con su madre en vida, y hoy su única labor es promover la marca Alba en los productos gastronómicos.

Aunque públicamente parece como si hubiera una especie de pacto de no querer contar nada, en privado se sabe de las distancias que ya hay entre los hijos y cómo se han ido separando entre sí. En esto también el más afectado es Cayetano, que ha tenido que abandonar el palacio de Liria por orden de Carlos en su deseo de que cada uno viva con lo que ha heredado y se acabe eso de pasar los gastos a la Casa.

Este Jueves Santo, el Duque de Alba y su hermano menor se reencontraron durante la Semana Santa sevillana y, a pesar de la tensión entre ambos, supieron mantener la compostura y no dejaron de sonreír durante los pocos minutos que duró su encuentro.