Pantoja vuelve a casa

Actualizado:

Enclaustrada y rodeada siempre por su guardia de corps, Isabel Pantoja lleva años sin prodigarse socialmente. Para verla hay que acudir a sus conciertos o a su casa, ya que apenas sale. Lo hace discretamente, a reuniones de amigos o bodas de muy cercanos, pero desde luego no en actos con medios de comunicación. Sevillana de pura cepa, la cantante tampoco pasa tanto tiempo en la ciudad que la vio nacer. Vive en Madrid y cuando puede se va a su finca de Cantora, pero siempre escoltada por su legión de fieles hasta la muerte, que más que protegerla la aíslan, marcando un muro indestructible, sobre todo desde todo lo que pasó tras cruzarse en su vida Julián Muñoz.

D Hoy las cosas empiezan a cambiar. El pasado viernes accedió a recoger el premio que le concedió la revista «Escaparate», que dirige Mario Niebla del Toro. Isabel viajó en AVE con su hermano Agustín y allí se encontró con buenos amigos. La fiesta fue de lo más sonado que se recuerda en Sevilla. En primera fila y con trofeos estuvo la baronesa Thyssen, que pasó un mal trago en su discurso, ya que olvidó las gafas y no supo improvisar, algo que sí hicieron con mucho acierto la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada y la modelo Laura Silva. Patricia Rato, también con mención, leyó un larguísimo texto en presencia de sus tres hijos y con un vestido de Victorio & Lucchino, que están que se salen. Suyo fue también el vestido de Carmen Tello, quien recogió el premio de

José María García, que estaba indispuesto. Fiona Ferrer, con un diseño de Fúrstenberg y joyas de Rabat, tuvo galardón, al igual que la elegantísima Aline de Romanones y el nadador David Meca. La mayor ovación se produjo cuando Isabel Pantoja, con estola de visón y brillantes, agradeció emocionada su trofeo. La cantante sabe llegar al público y rememoró su infancia sevillana y el amor de sus padres. Estaba feliz. Hablamos después de lo contenta que está con su hijo Kiko y de lo tranquila que vive últimamente. Salir le viene bien.

Entre los muchísimos invitados estaba el todo Sevilla. Vi a los condes de Rudy, a Beatriz de Orléans, a Santiago de Ybarra con su mujer, Mercedes, a Tomás Terry, a Carmen Lomana, a Marta Talegón, a Isabel Burgos, a los marqueses de Benamejí, a las duquesas de Fernandina y Sevilla... La fiesta siguió en el hotel Eme, y en el recuerdo de muchos de los premiados hubo palabras para la duquesa de Alba, quien se perdió la gala a causa de su fisura de pelvis, y también al alcalde, Juan Ignacio Zoido, que finalmente no pudo llegar. Pues se perdió una gran noche y las increíbles máscaras que llevaron algunos asistentes, en lo que fue un guiño a Venecia.