Alejandro García Palomo en la presentación del Mercedes- Benz Fasion Week Madrid
Alejandro García Palomo en la presentación del Mercedes- Benz Fasion Week Madrid - DE SAN BERNARDO

Alejandro García Palomo no se conforma con el éxito internacional: «Mi límite para crear es la muerte»

El diseñador, de 25 años, dice que prefiere el circuito «off» al comercial

Actualizado:

Tiene apenas 25 años y el éxito con el que tanto había soñado atravesó su vida como un rayo, disparándolo a las pasarelas más importantes del mundo, donde logró exhibir sus creativos diseños en las pasarelas de Nueva York y París. El cordobés Alejandro García Palomo, creador de la firma «Palomo Spain», no se muestra sorprendido por sus logros, pero sí extrañado por la velocidad con que llegó a su vida la realización profesional.

«Me sorprende la rapidez de mi éxito, pero cuando uno empieza un proyecto tan ambicioso como éste, espera que llegue lo más lejos posible y eso es lo que quiere», dice. El diseñador, que será el centro de las miradas la semana próxima cuando se desarrolle el Mercedes-Benz Fashion WeekMadrid, no niega la importancia de exportar los diseños «made in España», pero confiesa que el mundo alternativo le produce más placer a la hora de mostrar sus creaciones: «A mí me beneficia porque puedo crear un espectáculo alrededor del desfile, que es lo que a mí me gusta. El terreno independiente me gusta más, porque creo que me aporta una visión completa y cerrada de mi trabajo y de mis colecciones», cuenta a ABC.

«Acabamos de empezar»

A pesar de su corta edad, García Palomo es conciente de la importancia de su marca para el universo de la moda nacional y admite que «Palomo Spain» generó un gran aporte a las pasarelas españolas. «Trajo frescura y un punto de vista de la moda bastante olvidado porque no había nada que hablara de un movimiento o que hiciera ruido fuera de las fronteras del país», opina. Y agrega que «la marca da esperanza para el futuro de la moda de España».

A primera vista, pareciera que el cordobés poco tiene para pedirle a la vida, ya que su trayectoria profesional avanzó a gran velocidad, colocándolo en un lugar de precoz reconocimiento. Sin embargo, el diseñador se muestra inquieto y sus ganas continuar experimentando parecen no tener un freno: «Acabamos de empezar, aun queda mucho trabajo por delante, seguiremos creando. El único límite que encuentro es la muerte».