Alpargatas de Casa Hernanz
Alpargatas de Casa Hernanz

La alpargata

De Egipto a Roma y del campo a la ciudad

Actualizado:

La alpargata o espardeña, calzado con suela de fibras naturales esparto o yute, tuvo su origen tal y como la conocemos actualmente en la Península Ibérica durante el siglo XIV. Siglos después, su uso se ha extendido por casi todo el mundo, recuperándose para la moda.

Inspiradas en un calzado egipcio hecho enteramente en esparto y cáñamo y en modelos romanos posteriores que asemejaban a sandalias atadas con cintas, las alpargatas se cubrieron con lona en España. Desde aquí, viajaron a los Países Andinos y al sur de Francia. Típicas en Andalucía, Extremadura, Murcia, Valencia, Aragón, Cataluña, Baleares y el País Vasco, se consideraban un calzado barato y confortable usado por pastores y campesinos.

La alpargata comenzó a usarse durante el verano en las playas andaluzas durante los años 60, pero no parecían “presentables” para la vida social. Finalmente, la esparteña “salió del armario campesino” y conquistó el mundo en los años 70, cuando Yves Saint Laurent las incluyó en sus colecciones en versión colorida y con cuña alta.

Desde entonces, y aunque siguen siendo bastante más habituales en España que en cualquier otro sitio, Jane Birkin, Catherine Deneuve o Carolina de Mónaco las popularizaron en el sur de Francia y ante la prensa internacional. Ahora no hay casa de modas que se precie que no las incluya en su lookbook: Chanel, Vuitton y Hermès entre otras y se llevan en su versión más sofisticada incluso en la ciudad, al trabajo y para salir por la noche. Casa Hernanz, en Madrid. www.diegos.com y www.pabloochoashoes.com para compras online.