Cardinale en el Festival de Cine de Berlín, en 1964
Cardinale en el Festival de Cine de Berlín, en 1964 - EFE

El armario de Claudia Cardinale solo tiene sitio para Armani

La actriz subasta sus trajes de alta costura italiana de los 60. Un guardarropa que simboliza la mejor época de Cinecittà

Corresponsal en Ginebra Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Icono de la gran pantalla, actriz fetiche de realizadores mayúsculos, como Luchino Visconti y Federico Fellini, Claudia Cardinale (81 años) ha decidido sacar a la venta 130 piezas emblemáticas de su guardarropa, formado principalmente por alta costura italiana de la década de los 60 y que representan un verdadero testimonio del glamour de la época dorada de Cinecittà. Se trata de una nueva subasta de moda, que llega tras la estela del éxito de la venta, a principios de 2019, del fastuoso armario de la actriz francesa Catherine Deneuve (75), diseñado casi en exclusiva por el desaparecido Yves Saint Laurent.

Esta nueva subasta, a cargo de la casa Sotheby’s, confirma la tendencia de democratizar la alta costura. Las valoraciones previas de las prendas parten de algo menos de 1.000 euros y alcanzan los 8.000 euros por el vestido de Nina Ricci que Cardinale lució en 1965, cuando la protagonista de «El Gatopardo» presentó la gala de los Oscar junto a Steve McQueen.

«Al límite de lo prohibido» Así rezaba la portada el semanal de cine «ABC». Izq., Cardinale con su hija, Claudia Squitieri
«Al límite de lo prohibido» Así rezaba la portada el semanal de cine «ABC». Izq., Cardinale con su hija, Claudia Squitieri

En plena forma

«Mi madre se encuentra ahora en Túnez rodando una película de la realizadora Rita Bell, titulada «La isla del perdón». Está en plena forma y continúa trabajando, ya que tiene una personalidad llena de energía y se divierte enormemente ante las cámaras y en los escenarios», comenta, en conversación telefónica con ABC, la hija de Claudia Cardinale, Claudia Squitieri, quien, junto a su hermano, Patrick Cristaldi, ha participado activamente en la organización de esta subasta.

Squitieri, nacida de la unión de Claudia Cardinale con el realizador italiano Pasquale Squitieri, califica el estilo de su progenitora como ecléctico. «En su vestidor se pueden encontrar modelos muy sobrios, como trajes de chaqueta, junto a otros más informales y con mucho brillo y colorido, que recuerdan las tradiciones culturales del norte de África». Según Squieteri, desde su juventud en Túnez, su país natal, Claudia Cardinale reflejó en su indumentaria la incipiente emancipación de la mujer. «En aquel tiempo, el biquini llegó a ese país antes que a Francia y la cohabitación de varias culturas contribuyeron al eclecticismo de mi madre a la hora de elegir sus atuendos y a su libertad a la hora de vestirse», añade la hija de la diva italiana.

Cardinale con su hija, Claudia Squitieri
Cardinale con su hija, Claudia Squitieri - Matteo Nardone

Analizando los motivos que contribuyeron a que su madre tomara la decisión de desprenderse de parte de su guardarropa, Squitieri aclara que la idea no es nueva, aunque hayan tardado en anunciarla porque tenían que encontrar el marco y el asesoramiento adecuado para realizar este proyecto. «Cuando conocimos a Julia Guillon, la asesora para moda de Sotheby’s, encontramos a la persona adecuada para llevar a cabo este proyecto», precisa.

El eterno chic

También contribuyó a esta decisión el hecho de que, desde la década de los 80, la actriz se viste exclusivamente de Giorgio Armani. «Mi madre fue de las primeras en confiar su imagen e indumentaria a Armani, incluso cuando la marca se llamaba Mani, por considerar que se corresponde perfectamente con sus ideas acerca de la emancipación femenina». Y Squitieri añade que «no ha sido difícil para ella separarse de estos trajes, porque ya no se los ponía y corrían el peligro de deteriorarse en la casa de Roma donde estaban atesorados. Yo me he quedado con algunos, otros han sido regalados a mis primas... pero guardarlos todos era imposible porque se necesitan condiciones óptimas y mucho espacio para conservarlos».

Dos de las piezas que serán subastadas
Dos de las piezas que serán subastadas - ABC

La venta ofrecerá modelos creados desde finales de los 50 hasta principios de los 80, principalmente de modistos italianos. Entre los creadores figuran Emilio Schuberth, Roberto Capucci e Irene Galitzine. También, algunos modelos de la casa parisina Nina Ricci, que la vistió regularmente en los años 60.

Se pujará exclusivamente por internet y los lotes serán visibles desde el 28 de junio hasta el 9 de julio. También habrá una exposición en París.