De Amazon, 24 euros
De Amazon, 24 euros
Esas cosas buenas...

La falda ibicenca

De las cavernas a las Baleares pasando por China y Egipto

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una de las prendas más antiguas de la humanidad, llevada en los tiempos de las cavernas por nuestros antepasados para proteger sus piernas del frío, la falda se hizo más popular luego en China, donde la llevaban ellos y ellas, o en el Antiguo Egipto, donde se estilaba corta y plisada. Los romanos la llevaban a la rodilla y rematada en cuero.

Pero donde verdaderamente la falda de algodón blanco, amplia y con cierto volumen, se ha hecho inmortal ha sido en Ibiza. En nuestra preciosa isla balear, triunfó la moda «Ad-lib» durante los años 70. Se trataba de un reclamo del estilo hippy de toque mediterráneo liderado por la princesa serbia Smilia Mihailovich. Las zapatillas de esparto, las sandalias planas, las camisas de algodón y los sombreros de paja se divulgaron con fuerza por todo el mundo Occidental.

Pero la clave del estilo «Ad-lib» está en sus faldas blancas y vestidos. Bohemios, románticos, cómodos y ligeros, son atuendos ya clásicos para el verano. Marcas como Givenchy o Dolce & Gabana han emulado el estilo local en sus colecciones de primavera verano durante años. Pero también lo han hecho las marcas low cost como Mango, Top Shop o Monsoon de Accesorize.

Según se combine, la falda ibicenca sirve para cualquier ocasión: con una camiseta y alpargatas planas para ir a por la prensa o el pan en las mañanas junto al mar; con una sandalia plana y una blusa holgada para quedar por la tarde; o con alpargatas de tacón, escote halter y grandes accesorios de bisutería para la noche. Cómoda y versátil, es la reina del verano.