Keren Craig y Georgina Chapman durante el desfile
Keren Craig y Georgina Chapman durante el desfile - Mikel Trigueros

Glamour, elegancia y magia en la noche de Marchesa en Barcelona

La firma de origen norteamericano consiguió sorprender con creces a los asistentes de la Bridal Night, que se desarrolló la noche del pasado miércoles con una colección de lujo

Actualizado:

Era una de las presencias más esperadas en las pasarelas de la Valmont Barcelona Bridal Week (VBBFW) –que tiene lugar esta semana en la Ciudad Condal y de la que participaron un total de más de 30 marcas del sector nupcial- y, a pesar de que eran altas las expectativas, el desfile de la firma Marchesa logró superarlas.

La firma de origen norteamericano consiguió sorprender con creces a los asistentes de la Bridal Night, que se desarrolló la noche del pasado miércoles con una colección de lujo en el que el brillo se combinó con toques de creatividad e innovación. El escenario indicado para la mágica ocasión fue nada menos que los jardines del Palacio Real de Pedralbes de Barcelona, un lugar con alto simbolismo detrás, dado que entre los años 1924 y 1931 fue la residencia de la Familia Real Española en sus visitas a la ciudad.

Además del encanto propio de los diseños de Marchesa, que puso sobre la pasarela distintos modelos en los que el rasgo principal fue la femineidad -puesta en escena a través de tules y los míticos velos de novia-, la firma era esperada con ansias en la noche catalana por ser una de sus creadoras la inglesa Georgina Chapman, exmujer del polémico productor de cine Harvey Weinstein. Ambos estuvieron casados por más de 10 años y ella anunció su divorcio dos años atrás, en 2017, tras los escándalos y denuncias de acoso de más de 90 mujeres de la industria del cine.

La diseñadora de moda, que cumplió 43 años el pasado 14 de abril, se estrenó este miércoles en las pasarelas europeas y escogió la afamada VBBFW para hacerlo.

El «karma» de Hollywood

La marca Marchesa, que en 2019 alcanza sus 15 años, nació allí por 2004 –el mismo año en el que la diseñadora y el director de cine iniciaban su relación- de la mano de Chapman y su colega y amiga Karen Craig. Apasionadas por la indumentaria, ambas se conocieron como estudiantes de la carrera de diseño en la escuela Chelsea College of Art and Design y decidieron dar alas a su proyecto de crear moda. De acuerdo con lista de ricos de Sunday Times, el patrimonio de Chapman supera los 15 millones de euros.

Georgina Chapman
Georgina Chapman

Si bien con el paso de los años la firma ha conseguido crecer a pasos agigantados al punto de convertirse en un verdadero «imperio» del sector indumentaria, gran parte de su marketing inicial estuvo logrado gracias a las estrellas de Hollywood que utilizaron los diseños de la exmujer del director de cine para lucirlos frente a los flashes de las cámaras en las alfombras rojas de grandes eventos de repercusión internacional.

Algunas de las famosas que es fueron «modelos» de los vestidos de Marchesa en estas ocasiones fueron Scarlett Johansson, Penélope Cruz, Anne Hathaway, Renée Zellweger, Sandra Bullock y Jennifer López.

Así como su uso por parte de las grandes musas de Hollywood le dio impronta y fama a la marca, también se transformó en su karma por mucho tiempo: una vez conocidas las denuncias de abuso por parte del director, surgieron versiones de que había sido el esposo de la diseñadora inglesa quien obligó a las actrices a utilizar sus modelos. La firma tuvo que cargar con ese estigma durante años –y muchas mujeres se resistieron a utilizar sus prendas-, pero finalmente tuvo su reivindicación en las pasarelas europeas la noche del miércoles.

La noche de Marchesa

Si bien hubo una hora de demora para el comienzo del desfile de Marchesa en Barcelona, toda esa espera valió la pena. Tras un gran silencio y expectación, apareció sobre las pasarelas el primero de los diseños de la firma y ya se advertía cuál sería la clave de su presentación europea: las flores. Si algo dejó en claro la firma en su debut en el Viejo Continente es el énfasis en la figura de la mujer y en lo femenino.

El arte también se hizo presente en la glamorosa noche en Pedralbes a través de prendas que tuvieron su inspiración en poesías y frases. Los escotes pronunciados, las transparencias y los tules invadieron las pasarelas deslumbrando a los asistentes a la Bridal Night. La única cita nocturna de la VBBFW tenía como objetivo destacar la importancia de una marca que se destacara por su glamour y encanto. Y la elegida para esta edición del evento fue Marchesa.

Algunos de los modelos presentados en pasarela se caracterizaron por marcar las curvas de las novias, mientras que otros –de estilo más innovador- apostaron por un corte más holgado, pensado para novias más «chill».

Sin lugar a dudas, en la magia de la puesta de escena durante toda la noche la iluminación de los jardines de Pedralbes cumplió un rol fundamental, actuando como telón de fondo de una ocasión que se convirtió en uno de los momentos clave de las jornadas de la VBBFW, que tienen su cierre este viernes con el desfile de Pronovias.