El futbolista junto a su hijo Alex - AFP

Fútbol y mujeres, Ronaldo en retirada

Ha sido un gran ídolo y todo un conquistador. Ahora, cuando ya ha sentado la cabeza, abandona el fútbol

SÃO PAULO Actualizado:

1

Mientras crecía en un modesto suburbio de Río de Janeiro, el pequeño Ronaldo Nazario de Lima soñaba con emular a Pelé. Pero lo que nunca se imaginó es que, además de llegar tan lejos, las mujeres se rendirían a sus pies. Por la vida del ídolo, que acaba de anunciar su retirada, ha pasado una verdadera legión de bellezas con quienes compartió la vida glamourosa que el éxito le trajo. A todas las atendió y a todas las llenó de mimos con viajes, paseos en yate, en helicóptero y en Ferrari.

Entre sus conquistas oficiales destacó Susana Werner, actriz de telenovelas brasileñas y ex futbolista del Fluminense, quien fue su pareja en 1998, el año en que Brasil perdió el Mundial frente a Francia. Dicen las malas lenguas que los celos de la Werner hicieron perder la cabeza a Ronaldo. Susana convivió con el jugador en Italia, cuando él militaba en el Inter. Hoy está casada con Julio Cesar, ex portero de la selección brasileña.

Primer matrimonio

Poco después de separarse de Susana, a Ronaldo le conquistó la carita de ángel y las habilidades futbolísticas de Milene Domingues. Milene alumbró a su primer hijo, Ronald, en abril de 2000, pero tras cuatro años de matrimonio llegó la ruptura definitiva. La futbolista declaró a una revista brasileña que aquello había terminado porque ella quería «exclusividad», confirmando, así, su fama de galán.

Del amor romántico con Milene, Ronaldo se entregó a la pasión más arrebatadora en brazos de la modelo Daniela Cicarelli. Dueña de una silueta tallada a golpe de triatlón y de unos enormes ojos verdes, Daniela trastornó al Fenómeno de tal manera que, tras una semana de romance, se tatuó la letra «D». Se casaron en el Castillo francés de Chantilly, en 2005. Pero los celos explosivos de Daniela sentenciaron la relación. Tras romper con Ronaldo, la modelo saltó a la televisión. Ahora está a punto de contrarer matrimonio con un empresario.

Poco después, durante unas vacaciones en Brasil en junio de 2005, el futbolista conoció a Raica de Oliveira, modelo que comenzaba a destacar. Raica era recatada, al contrario que el huracán Cicarelli. Y bastó que el futbolista se sentara en la primera fila de los desfiles de la Semana de la Moda de São Paulo para contemplarla boquiabierto, para que los contratos de la modelo se dispararan. Su romance duró un año.

En los intervalos de su vida de soltero, Ronaldo se ha sido visto con varias mujeres, algunas consideradas amigas y otras, simples affairs. Por ejemplo, la modelo española Mireia Canalda (dicen que ella colmó el vaso de la paciencia de Cicarelli) y con Vania Millán, Miss España 2002.

La estabilidad de Bia

En 2007, conoció en París a la brasileña María Beatriz Antony, su actual esposa. Ingeniera de 27 años y ex pareja del piloto de Fórmula 1 Nelsinho Piquet, es quien le ha asentado definitivamente. Bia (madre de las dos hijas de Ronaldo, María Sofía y María Alice) ha sobrevivido al peor escándalo de la vida del jugador: un encuentro con el travesti Andreia Albertini, quien le acusó de no pagarle el servicio y de usar drogas. Aquello llevó al deportista a pedir disculpas por televisión en 2009. Bia le perdonó.

Y es que la generosidad de esta discreta mujer es sorprendente: acogió en su casa a Alex, un niño japonés fruto de una breve relación de Ronaldo con una modelo llamada Michele Umezu, cuando aún estaba casado con Cicarelli. «Que Dios bendiga a nuestra familia, que no para de crecer», escribió en su Twitter. En una reciente entrevista, ha dicho: «Ronaldo no es mío ni de nadie». Ella sí sabe mantenerle templado.