Fuegos artificiales en la Feria de Sevilla
Fuegos artificiales en la Feria de Sevilla - Juan Flores

Feria de Abril de Sevilla 2019Fuegos artificiales: el colofón de la Feria de Sevilla desde el año 1864

Desde hace más de un siglo y medio el cielo sevillano se ilumina el último día de la fiesta

Feria de Abril de Sevilla 2019: Todo lo que hay que saber

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El 17 de abril de 1931, Alejandro Collantes de Terán escribía en las páginas de ABC para recordar que en 1864 se celebró la primera función de fuegos artificiales. Según afirmaba el historiador en un artículo que rememoraba los 84 años de la primera Feria de Abril en Sevilla, «en el programa del espectáculo, tan imaginativo como cualquiera de su clase, se dice que rompería el fuego un disparo de estrepitosas bombas de iluminación». El artículo continuaba diciendo que «se encendería más tarde la estrella de Diana, de luces blancas y azules; la pirámide egipcia, morteradas de culebrinas y otras variaciones, concluyendo en uin rótulo aéreo con la siguiente leyenda: “Feria de Sevilla 1864”».

En el cartel de la Feria de Sevilla del año 1883, «el más antiguo que se conserva en el Archivo Municipal» según se refiere en el mismo artículo, es una litografía de Blas, y en la fotografía de Barrera ya se aprecia que hacía referencia también a los fuegos artificiales como una de las grades atracciones de la fiesta.

Los fuegos y Sevilla

Los fuegos artificiales han estado unidos en Sevilla a las grandes celebraciones. A los sevillanos de cierta edad, la última noche de Feria nos sigue recordando los impresionantes castillos de fuegos artificiales que acompañaron el inicio y el final de la Exposición Universal de 1992. De hecho fue quizás la imagen más difundida en los medios audiovisuales de la Expo 92.

Cartel 1883
Cartel 1883 - ABC

Desde el año 2017 los fuegos artificiales protagonizan la noche del último sábado de Feria, al asentarse el formato de ocho días consecutivo de cita festiva que se instauró como prueba aquel año. Hasta entonces, los fuegos artificiales iluminaban la noche del domingo, también como colofón.

Los fuegos artificiales de la Feria también han ido evolucionando en función de los cambios de recinto y la evolución tecnológicas, sirva como referencia histórica que el cambio del alumbrado antiguo de petróleo, por el “moderno” de gas tiene lugar en 1866 y que la primera lámpara eléctrica no visitaría la Feria hasta 1874, tres años antes de la colocación de los primeros farolillos de papel ante la visita de Isabel II (1877).

La Plaza de España el Muelle de Nueva York o el de las Delicias, se han convertido durante los últimos años en los lugares que acogían la preparación de los fuegos, zonas que se acotan.

«Campanas de viento»

Como empresa pionera en España, Pirotecnia Zaragozana hará uso esta noche de los más novedosos productos por segundo año en la Feria de Sevilla, que incluirá espectaculares disparos secuenciales en abanico y en «z», y sorprendentes efectos en carcasas como pueden ser las «campanas de viento» o los simpáticos «emoticonos».

Según el diseñador de los fuegos, Manuel Cabrera, «También, gracias al avanzado disparo digital que se utilizará, será posible el lanzamiento en diferentes puntos y calibres, observando así espléndidas y densas fachadas. Los efectos que se podrán visionar serán de amplio y variado catálogo. Entre ellos estarán los «kamuros»o los «sauces llorones», los colores intermitentes o con cambio de color, las formas geométricas como los aros, los discos o las semiesferas, las figuras de corazón o medusas», adelanta.

Este espectáculo está diseñado de forma exclusiva para la ciudad al objeto de ser visto desde muchos puntos de la ciudad. Será un disparo totalmente digital en que se utilizará más de 1.600metros de cable para la conexiones. Dado el irrevocable compromiso con el medio ambiente, estos productos están fabricados en cartón y papel. implicación con el cuidado con el media ambiente.

Reacción química

Los colores de los fuegos artificiales se derivan de una amplia variedad de sales metálicas. Pero, ¿Qué elementos químicos son los encargados de dotar de color a los fuegos artificiales?, se preguntaba en un artículo la UV en 2016. En él se explicaba cómo el componente más importante de los fuegos artificiales es, por supuesto, la pólvora. En los fuegos artificiales, la reacción química que tiene lugar tampoco es un proceso simple, puesto que en ella intervienen elementos químicos variados, así como la humedad, que tendrá efectos significativos en el tiempo de combustión. Y dentro de los fuegos artificiales se encuentran esos «polvos metálicos» que dotan de color y espectacularidad a la pirotecnia cuando estalla en el aire.

Cuando tiene lugar la combustión, los diferentes metales producen unos efectos variados, con emisión de energía que varía y con colores diferentes, que nos permite distinguirlos. Las sales de Estroncio (Sr) son las causantes del color rojo; las sales de Calcio (Ca), las del color Naranja; las sales de Sodio (Na) causan el color amarillo; las sales de Bario (Ba), el color verde; las sales de Cobre (Cu), el color azul; el combinado de compuestos de Cobre y Estroncio causan el color morado; el Aluminio (Al) y Magnesio (Mg) causanel color plateado. Con Magnesio también se puede obtener un blanco que mejora el brillo, al igual que con el Titanio (Ti) y con el Aluminio; por lo que estos tres son muy utilizados en las chispas.

A grandes rasgos, estos son los compuestos químicos que se emplean para darle colorido a los fuegos artificiales.

¿De dónde vienen los fuegos?

Al igual que la pólvora, los fuegos artificiales proceden de China, ya que esta resulta elemento imprescindible para su elaboración. Allí se conocían al menos desde el siglo VII, pero su origen podría ser incluso anterior.

Existe una crónica de un espectáculo de fuegos artificiales en el año 1110 durante un desfile militar en honor del emperador Huizong. Llama la atención la importancia social otorgada al arte de la pirotecnia desde su inicio, dedicación muy respetada por su complejidad y peligro.

Su primer uso registrado en Inglaterra se remonta a la boda de Enrique VII en 1486, según datos históricos. En Europa se popularizarían a partir del siglo XVII. En Estados Unidos, los fuegos artificiales y el Día de la Independencia han estado vinculados desde 1776, y en enero de 1782, el rey Luis XVI gastó una fortuna en un gran espectáculo para celebrar el nacimiento de un hijo, el delfín Louis Joseph, tras 11 años de matrimonio con María Antonieta.