Actualidad Córdoba

El chef Periko Ortega abre su segundo establecimiento, Matraca Bistró

Por Rocío Górriz,

El creador de ReComiendo quiere salir del confinamiento haciendo ruido del bueno. El próximo 4 de junio recibirá a los primeros clientes de su nueva creación, Matraca Bistró (Calle Isla Alegranza, 3). Dentro habrá, por ahora, un aforo de entre 15-17 comensales; y en terraza podrán acoger a 24 personas. Funcionarán con reserva telefónica (957098237) y habrá dos turnos de comidas tanto por la mañana como por la noche.

Quienes acudan se encontrarán inmersos en el mundo granuja y canalla de Periko Ortega y su mujer, Carmen Mesa, la inspiradora y matriarca no sólo de este nuevo proyecto sino de todo el universo power. Gastronomía granuja y vinos chulos que te convertirán en adicto al plan es leitmotiv de la pareja, que tiene previsto reabrir ReComiendo el día 28 de mayo.

 «Cuando abrimos ReComiendo siempre quisimos tener un bar de vino para copear. Y lo hemos hecho realidad en Matraca Bistró, que cuenta con una vinoteca enorme a la vista. El cliente va a poder ver las botellas y elegir», asegura el chef.

Y desvela cómo será la propuesta con la que quiere conquistar a sus incondicionales: «Tenemos una carta moderna, atractiva, divertida, golosa y suculenta. En suma, éste es el bar al que a nosotros nos gustaría ir. A diferencia de mi primer restaurante la cocina no será canalla sino granuja y un canto al hedonismo», destaca.

A pesar de las diferencias con la casa matriz, también comparte particularidades: «Este es el bar de «La Jefa», pero ella no quería que lo bautizáramos con ninguna palabra que aludiera a su nombre. Por eso hicimos una variación y juego de palabras a partir del término «matriarca». Además, «matraca» es una palabra que utilizamos mucho en nuestro día a día para aludir a potencia o fuerza en los platos», puntualiza Ortega.

«Además, hay una parte de la carta que son recuerdos de nuestra cocina de ReComiendo. El público va a poder degustar grandes clásicos de allí desde los iniciales Filipinos de foie, hasta los cogollos con ponzu, o las mejores bravas del mundo. Estoy muy feliz con el resultado de la selección de platos realizados porque son aquellos que me gustaría encontrarme en el bar de mis sueños, donde acudo a tomarme un par de copas de vino», añade.

Los clientes se van a encontrar un local cálido pero a la vez con un diseño súper actual, urbano pero cómodo. Hay muchos motivos decorativos que «hacen alusión a la Córdoba más moderna pero basados en el recuerdo, como un tatuaje old school de La Chiquita Piconera, o de la torre de la Mezquita que se convierte en un cohete», advierte el cocinero.