Actualidad Córdoba

La Casa de Manolete se convierte en el núcleo de la alta gastronomía cordobesa

Por Rocío Górriz,

La próxima primavera la Casa de Manolete, ubicada en la Avenida de Cervantes se convertirá en todo un referente de la alta gastronomía cordobesa, así como en la sede del Centro Superior de Artes y Ciencias Gastronómicas (CSACG).

El chef Juanjo Ruiz (La Samoreteca) y su pareja, Remedios Romero, han sido quienes se han propuesto abrir esta mítica residencia a los cordobeses. Si todo va conforme a lo previsto, a partir de mayo-junio la que fuera casa del famoso torero cordobés albergará La Casa de Manolete Bistró, que dará servicio durante toda la semana y A Flor de Piel , Grand Restaurant, un restaurante gastronómico que ofrecerá elaboraciones de alta cocina sólo jueves, viernes y sábado noche. «El primero será un restaurante al estilo de las casas de comidas francesas, con una cocina de base tradicional, de producto y contemporánea con salones y reservados privados donde poder disfrutar de la buena gastronomía y una buena sobremesa. Dispondrá de una carta asequible y menús ejecutivos de lunes a viernes», explican ilusionados.

Por su parte, A Flor de Piel se convertirá en« el restaurante gastronómico y más sofisticado, con marcadas raíces cordobesas y andaluzas, basadas en el respeto al producto de la tierra y al paisaje, con una gran carta de vinos, en la que los andaluces y cordobeses tendrán un especial protagonismo», aclaran.

Asímismo, en el edificio contiguo al palacete al que se accede por la Calle La Bodega, se instalará la sede del CSACG (Centro Superior de Artes y Ciencias Gastronómicas), que contará con el apoyo de la Universidad de Córdoba (UCO) y el CSIF (Centro Superior de Investigaciones Científicas). «Queremos que las personas que se formen en CSACG hagan honor a este oficio, a esta profesión tan bonita por lo que nuestra máxima será: «Somos damas y caballeros al servicio de damas y caballeros» porque una ciudad tan importante como córdoba merece que trabajemos la cantera, trabajemos en la formación de jóvenes que estén a la altura de la ciudad califal».

Finalmente, y después de haber tenido muchos «novios» ha sido esta pareja de enamorados de la gastronomía y de Córdoba quienes han conseguido alquilar esta mítica construcción. Actualmente la casa es propiedad del empresario cordobés Antonio Carrillo, dueño de PTV (Procono) Telecom. Y anteriormente estuvo en manos de la constructora cordobesa Marín-Hilinger.