Actualidad Córdoba

¿Qué restaurantes de Córdoba están ya abiertos en plena Fase 2?

Por Rocío Górriz,

La expresión afable y amable está volviendo poco a poco al rostro de los clientes y empresarios del sector hostelero cordobés.
Con la entrada en vigor de la Fase 2, las restricciones de aforo se han relajado y los salones y terrazas de los restaurantes y bares comienzan a recuperar su pulso habitual.
Los tres establecimientos del Grupo Cabezas Carmona (Casa Rubio, Casa Pepe de la Judería y Taberna El Nª 10) hacen ya las delicias de sus incondicionales en forma de cocina de toda la vida acompañada de vinos de la tierra.
En plena Puerta de Almodóvar, el arte y los platos tradicionales de la flamante Señora de las Tabernas, Elena Rojano, no dejan a nadie indiferente en Casa Bravo.
Si bajamos hasta la Ribera, David Carrillo, chef de Cocina 33 recibe con júbilo y con sus originales creaciones en mano. Mientras que Rocío Villar, de Taberna Miguelito, además lo completa con cócteles de autor.
Con mimo trabajan en La Tinaja, que cuenta con una de las mejores terrazas de la zona y cuyas tinajitas bravas son ya leyenda.
Lleno de ganas pero también de responsabilidad está el equipo de Amaltea, que acaba de reabrir. Al igual que el de Garum 2.1, que promete combatir las tórridas temperaturas venideras con sus magistrales cremas frías.


Quien se esperará hasta mediados de la próxima semana será el cocinero Adrián Caballero, que además ha aprovechado para poner a punto a su “criatura”, Regadera. Seguro seguirá dejando al respetable con la boca abierta con cada giro de tuerca que imprime a su cocina de y con fondo.
En la zona que rodea a la Plaza del Potro, restaurantes con un toque moderno y de fusión como La Siesta o La Taberna del Río, que además estrena carta, abren el apetito.
Y en plena Calle San Fernando, el tándem compuesto por La Boca y El Perro Andaluz prometen sorpresas de la buenas.

Pesos pesados

Sólo hay que darse un breve paseo para comprobar que Ermita de la Candelaria ha cuidado hasta el más mínimo detalle. El buque insignia de Javier Campos regresa apostando todo a una materia prima premium y a un trato exquisito a la misma.
Sin embargo, si las ganas de comida típicamente cordobesa nos apremian sin remedio, podemos reservar ya en La Taberna de Almodóvar, donde permanecen intactas las recetas de su mazamorra o de sus croquetas.


Otro clásico del buen comer cordobés, Bodegas Campos, se incorporará a la actividad el viernes 5 de junio.
Un día antes es cuando Juanjo Ruiz levantará el telón en La Casa de Manolete Bistró. El vecino más popular de la Avenida de Cervantes ultima ya preparativos para que nada falle en una rentrée especial.
Muy próximo está Barra y Mesa, cuya cocina de mercado conquistará los paladares cordobeses a partir del lunes 1 de junio.
En pleno centro, un referente culinario como Picnic ha podido comprobar cómo sus clientes celebran su retorno por todo lo alto con cualquiera de sus carnes, pescados, guisos o vinos de altura.
Un mundo de posibilidades supone el acceso a Mercado Victoria con decenas de puestos donde poder adquirir especialidades locales y de medio mundo, ya sea bien para llevar a casa o bien para disfrutar en sus instalaciones.
Más recoleto es Taberna El Poema, en las proximidades de San Hipólito, donde la tapa con el tinto de verano o la copita de vino es religión.
A la misma familia, Pérez Jiménez, pertenece también Taberna La Cuarta, que rezuma creatividad.
Pero si de una visión heterodoxa de la cocina hablamos, tenemos parada obligatoria en Equis Neotasca, cuya carta es una viaje alrededor del mundo para volver al origen cordobés. Además, ahora sirve también lo mejor de sus hermano mayor, Al Grano Arroces y Más, en forma de paellas, peroles y demás combinaciones.


La nueva hornada

Periko Ortega presentará en sociedad su nuevo proyecto el próximo jueves: Matraca Bistró. El dueño de ReComiendo, que ya está abierto, sale del confinamiento dispuesto a batirse el cobre con una cocina granuja y hedonista capaz de trascender los recuerdos.
Contará con la complicidad de rivales tan sólidos como Antonio López, en Tellus, que escribe con letras de oro la historia de la cocina mediterránea.
Tampoco se lo pondrá fácil, en el mejor sentido de la palabra, Paco Villar, que se reinventa a la velocidad de la luz en Terra Olea.
El chef de Nueva Carteya comparte inquietudes y amor por nuestros orígenes gastronómicos con el extremeño Víctor Corchado, que desde hace poco dirige la cocina de El Envero y siente la ciudad como suya.
Su regreso no ha podido ser mejor pues el establecimiento está impresionando a propios y extraños con jornadas temáticas de gran valor gastronómico.

En familia

Los Hermanos Alberto y Óscar Ceular siguen demostrando que su estilo fresco y cosmopolita no es flor de un día al frente de Bodegas Trasmallo y Ultramarino Gastrobar.
Un estilo muy diferente es el de Jhon Mcelyea en Macsura Gastrotaberna, que ya está tomando nota de sus primeras reservas en plena Judería.
No pocos lo han echado de menos. Lo mismo les ha ocurrido a quienes son capaces de cruzarse la ciudad sólo por disfrutar de Arrocería Casa Pepe Sanchís. Arroces y mucho más son los platos clásicos de la carta de Sociedad de Plateros María Auxiliadora con Manolo Bordallo al timón.
Mientras que la cocina local renovada y reeditada pasa por Puerta Sevilla, que vuelve a brillar en el Barrio de San Basilio. Al mismo grupo pertenece La Posada del Caballo Andaluz, de cuyos fogones sale comida sencilla pero muy bien ejecutada.
Mayor es la complejidad de Paco López. El chef, que ha conquistado desde La Cuchara de San Lorenzo a los paladares más exigentes, tenía ya muchas ganas de ponerse la chaquetilla.
Bien lo entiende Kisko García, quien ya trabaja a pleno rendimiento recreando la carta de Gastrobar Choco o Celia Jiménez que a partir de este jueves volverá a encender las brasas del Open Arena.