Actualidad Córdoba

Los cuatro restaurantes distinguidos con el Bib Gourmand de Michelin

Por Rocío Linares,

Bueno y barato pueden definir cómo comer en Córdoba. La gastronomía de la provincia es un valor de referencia para locales y extranjeros, no sólo por el nombre de sus platos más típicos, sino por la calidad de los productos de su tierra, la profesionalidad de un sector que no deja de lado la innovación y también por accesibilidad desde el punto de vista económico. Y para valorar todo esto, la prestigiosa Guía Michelín otorga cada año sus sellos Bib Gourmand que reconocen a los establecimientos que destacan por su gran calidad, al nivel de la alta cocina, y su moderado precio.

Son las mesas buenas y asequibles, donde se ofrecen a los clientes una cocina con toques especiales de cada establecimiento y un servicio de máxima calidad. Esta distinción se acredita por un equipo de expertos de la Guía Michelín que llegan “camuflados” de clientes y examinan cada detalle de su experiencia en el restaurante, desde lo que sucede en la sala hasta cada movimiento en la cocina. Para su veredicto final, analizan el precio de un comensal, con vino incluido, considerando que esté por debajo de 35 euros y que haya disfrutado de productos de máxima calidad. Estos son los cuatro restaurantes cordobeses con el Bib Gourmand.

El Envero Bib Gourmand Córdoba

El Envero Restaurante Gastrobar

Una cocina actual y de temporada, en un local moderno con una decoración que recuerda constantemente a uva y vino. Precisamente su nombre hace referencia a ese momento en el que las uvas comienzan su maduración y cambian su coloración. La propuesta de El Envero, con Bib Gourmand desde 2014, trabaja el producto de mercado con un toque renovado; ideas innovadoras que consigan evocar el sabor tradicional de la gastronomía cordobesa.

El comensal puede disfrutar de sus sofisticadas elaboraciones en la zona de restaurante, en el salón privado o en el espacio de Gastrobar, especialmente pensado para la degustación de sugerencias más desenfadadas. Algunas de sus elaboraciones más reconocidas son las croquetas fluidas, la mazamorra, el tartar de gambas con gazpacho de cereza y helado de jengibre y el tiradito de presa ibérica.

Calle Teruel, 21

La Cuchara de San Lorenzo

Los expertos de Michelin dicen de La Cuchara de San Lorenzo que es un espacio colorista y de alegre simplicidad. Su éxito está en el trabajo de los hermanos Narciso y Francisco, que junto a su equipo impregnan sus platos de un toque personal que cautiva a los comensales. Aunque su sello es de cocina tradicional, no dejan de hacer un guiño a las técnicas de vanguardia.

En este restaurante miman el producto, siempre de temporada, lo que les lleva a estar cambiando constantemente su carta para ofrecer siempre lo fresco y lo mejor. Las alcachofas en su tiempo, el atún de almadraba en su justo momento, ibéricos de Los Pedroches y cabrillas. Son muy sonados sus arroces y guisos, entre estos el de garbanzos, manitas y chorizo. No falta en su carta el salmorejo con jamón ibérico y huevo de codorniz, tampoco el Bacalao gratinado. Y para un buen punto final, su Brownie de xoco blanco.

Avenida de San Lorenzo, 2

La Lonja

El ambiente rústico y marinero acompaña a las especialidades de La Lonja, un establecimiento reconocido por sus mariscos, pescados salvajes y moluscos. Aunque los amantes de la carne también encontrarán las mejores piezas de presa ibérica, chuletitas de cordero lechal y lomo bajo gallego, entre otros. El mismo dominio que con las piezas del mar, muestran con los arroces marineros, de sabor intenso y grano en su punto.

Ensaladas y ensaladillas o la fritura de pescado, con muy buen resultado, completan la propuesta de este restaurante. El trato de su personal, amable y atento con el cliente, también es una de sus cualidades mejor valoradas, así como el atractivo de su amplia terraza, siempre concurrida.

Calle María la Judía, s/n

La Taberna de Almodóvar

Desde la tradición, marcando la diferencia, puede resumir la trayectoria de La Taberna de Almodóvar. Un negocio veterano que cerró sus puertas en Almodóvar y abrió su local en Córdoba hace algo más de un año. No obstante, aún cambiando su ubicación, ha renovado el sello Bib Gourmand que luce desde 2004.

Cocina tradicional y regional bien elaborada, según destacaron los expertos de Michelin, con platos que se sirven colmados y bien presentados. No se pueden perder sus célebres croquetas, cualquiera de sus guisos, pescados como la lubina, o las carnes, con mayor protagonismo en las de caza. Paletilla de cochinillo, perdiz de campo encebollada, enterito de buey o churrasco… todas mimadas por esta casa de comidas, referencia de los sabores clásicos.

Calle Benito Pérez Galdós, 1