Actualidad Córdoba

Taberna Coto reabre sus puertas en la Avenida de Manolete

Por Rocío Górriz,

La mítica taberna del hostelero Ramón Arranz, que durante décadas estuvo situada en la Calle Doce de Octubre y que cerró en 2017, acaba de iniciar una nueva andadura. Y lo ha hecho en un local situado en la Avenida de Manolete, 18 de la capital. Durante más de cuatro décadas ha encarnado, como pocas, el espíritu de una taberna clásica, que, aunque pequeña, hacía las delicias de los cordobeses.  Cierto es que ha cambiado de barrio pero la esencia de Coto sigue siendo la misma de siempre. Sus clientes se encontrarán con una taberna que rinde homenaje a escenas pictóricas del toreo y la caza a partes iguales. 

coto2peq
No es casualidad que El Coto fuera sede de un club de cazadores cuando se fundó en 1972. «Allí se reunían los cazadores para hacer los sorteos de las monterías», rememoraba Arranz, circunstancia que acabó dándole el nombre.
Eso, y la excelente carne de caza –venado en salsa serrana, perdiz encebollada, jabalí en adobo– que se cocinaba lentamente en sus fogones. Carne de caza que sigue teniendo un sitio de honor en la nueva carta, junto a los grandes éxitos de la taberna cordobesa, como puedan ser el flamenquín, la tortilla, las croquetas, el rabo de toro y el salmorejo, entre otros. Se siguen sirviendo sus famosos champiñones a la plancha, su solomillo con salsa chimichurri, su queso en aceite o su bonito del norte en escabeche, además de los consabidos «capotillos», todo un homenaje al mundo taurino

Es sin duda uno de los mejores sitios donde recalar en busca de un guiso y una buena copa de vino, pues en sus vitrinas se suceden muchos de los más representativos de la tierra.

coto3peq

La taberna de Ramón Arranz ha regresado ¡y con fuerza para quedarse!. Así lo demostraron sus incondicionales durante su inauguración hace sólo unas semanas, que se arremolinaban en el nuevo local en busca del ambiente y los sabores caseros de siempre.

Y para quienes su vuelta les sepa a poco, pueden repetir en su réplica malagueña, pues Arranz abrió las inmediaciones de la calle Larios, en Málaga (calle Esparteros, 5), una réplica exacta del Coto cordobés. Por su ubicación, en el entorno de la principal arteria de la ciudad, una gran parte de la clientela de la nueva taberna está compuesta por turistas, quienes «se dejan aconsejar a la hora de pedir» y, tal como señala Arranz, disfrutan especialmente con las carnes ibéricas y con la caza.