Actualidad Córdoba

Taberna La Abuela abre su segunda sede en el barrio de Santuario

Por Rocío Górriz,

Los vecinos del barrio de Santuario o quienes próximamente acudan a la Velá de la Fuensanta podrán dar buena cuenta de la mejor cocina casera en la nueva Taberna La Abuela. La Calle Pocito, 1 es la ubicación de este nuevo establecimiento del empresario hostelero Manuel Castilla, que es de sobra conocido en la ciudad por ser el dueño de La Taberna La Abuela situada en la popular Plaza de La Magdalena. Allí se cuentan por miles los cordobeses que tras comerse en primavera un vaso de caracoles del puesto que se instala en la citada plaza, han finiquitado la velada en alguna de la mesas de la Taberna La Abuela.

laabuela1peq

La carta de este segundo establecimiento será exactamente igual a la del primero. «Aunque seguiremos conquistando al público con las especialidades fuera de carta, que van variando en función de lo que ofrece el mercado y cada estación del año», puntualiza Manuel.

En su taberna no hay sorpresas: cocina de toda la vida, con fundamento y en la que las técnicas no opacan la calidad ni la frescura de la materia prima. Resultan deliciosos su salmorejo, ensaladilla rusa y patatas bravas. Y para quienes sean más de verduras, disponen de completas ensaladas y revueltos variados.

laabuela2peq

Entre los platos principales, sirven unos calamares plancha muy tiernos y limpísimos, de los mejores de la ciudad. El alto nivel de su fritura (boquerones, choco, gamba y fritura variada) es de sobra conocido. «Cambiar el aceite de cada una de las freidoras a diario es el secreto», revela orgulloso Manuel. Otra obra de arte de la casa es el pulpo brasa.

Igualmente son grandes protagonistas «Los platos de la Abuela», como las berenjenas con miel de caña, pinchitos de pollo, croquetas variadas, Huevos de la Abuela y flamenquín (de pollo o de lomo).

La carta la completan carnes bien tratadas. A saber: churrasco plancha, abanico ibérico, solomillo tataky y puntas de solomillo, entre otros bocados.

laabuela3peq

Para el postre, sacan de la cocina la artillería pesada: helados, tartas (no dejen de probar la de tres chocolates), pan de Calatrava o flan de queso

Y para rematar una buena comida, lo mejor será degustar algunos de los cafés de Manuel Castilla, experto y galardonado barista. El cliente podrá escoger cualquier variedad en su versión «De la Casa» o «Especialidad». También se puede elegir entre leche normal, sin lactosa o de soja.