Actualidad Sevilla

Apertura: El Sardinero estrena nueva vida

Por Isabel Aguilar,

¿Qué pasa con El Sardinero? Este emblemático establecimiento de la Plaza San Lorenzo acaba de estrenar una nueva etapa y otra vez esta concurrida esquina junto a la Basílica del Gran Poder rebosa vida gracias a sus veladores.

¿Quién está detrás? La gestión del espacio ha pasado a manos del grupo La Vida en tapas, que posee un total de diez establecimientos en Sevilla, como Dúo Tapas, Típico o Lobo López, entre otros.

¿Qué tiene que ver con el antiguo establecimiento?

Su aspecto está completamente renovado y tan solo se conservan algunos elementos del interior como las columnas de hierro y las vigas del techo. Todo lo demás es nuevo, salvo un arco de madera de un antiguo ultramarinos llamado “La abundancia” que hubo en esa misma ubicación y que han colocado junto a las vigas en el techo.

¿Qué estilo tiene su cocina? Muy en línea con otros establecimientos del grupo, una carta moderna con tintes de otras culturas gastronómicas. Algunas de las recetas que sonarán a los clientes de otros de sus negocios son las croquetas cremosas de jamón, el carbón de buñuelo de bacalao o la lubina a la plancha.

¿Qué más se puede pedir?

Algunas de las recetas que más están saliendo en estos primeros días son su ensaladilla de gambas con polvo de camarones y alioli de ajo negro, el lingote de cochinillo y sus quesos.

Tienen una original albóndiga tom yum y bacalao dorado que también destacan entre sus recetas emblemáticas.

¿Cómo son sus carnes? Ofrecen varios cortes, como el tomahawk o rib eye, que sirven en raciones de cien gramos a precio asequible.

¿Qué tienen del mar? Hay desde tartar de atún a gambas cocidas y ofrecen en fuera de carta otros mariscos como carabineros. También como sugerencias ofrecen guisos del día como garbanzos con langostinos o lentejas con foie.

¿Qué tienen para maridar?

Hay unas 30 referencias con D.O. como Rioja, Ribera del Duero, Toro, Somontano o Bierzo. También hay blancos de Rías Baixas, cavas rosados y varios generosos.

¿Por qué hay que ir?

Tienen el mérito de haber prolongado la vida a un espacio tan clásico en el barrio de San Lorenzo y haber mantenido su nombre, además de darle un toque moderno a una esquina tan concurrida en la que se puede almorzar o cenar, pero también tomar café o una copa por la tarde y acompañarlo de alguna de sus tartas artesanas.

¿Cómo es el espacio?

El interior cuenta con un amplio salón con mesas bajas que mira a la calle a través de sus grandes ventanales, mientras que en la terraza cuentan con varias mesas en la misma plaza San Lorenzo. La decoración es moderna, con azulejo blanco en las paredes, un enorme espejo que aumenta la visión general del espacio y solería de mosaico.

¿Dónde están? En la Plaza San Lorenzo, 15.