Actualidad Sevilla

Apertura: Martirio, la modernidad del centro sin salir de Los Remedios

Por Isabel Aguilar,

¿Qué sitio es Martirio? La calle Gustavo Bacarisas acaba de sumar otra novedad hostelera, un moderno establecimiento que responde al nombre de Martirio y rompe el molde de la oferta culinaria que suele encontrarse en esta orilla del Guadalquivir.

¿Quién está detrás?

Pablo Camacho, Manu de Pablo y Carlos Michell

Son tres socios con amplio bagaje: el chef Carlos Michell (que ha pasado por espacios como ConTenedor, entre otros); Manu de Pablo (jefe de cocina del catering Alfardos) y Pablo Camacho (responsable de la empresa de repostería Tragus). Los tres se conocieron en la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla y mantienen su amistad desde hace más de 20 años. Ahora con Martirio materializan un proyecto que llevan tiempo gestando.

¿Qué filosofía trae el espacio? Es un proyecto muy actual, donde se puede disfrutar de una gastronomía de buen producto y una elaboración contemporánea. Todo está a la vista, desde la cocina hasta el espacio destinado a oficina y que linda con la zona de barra.

¿Cómo es su cocina?

Tomás Muruaga

La carta está llamada a actualizarse de forma permanente, con propuestas que variarán diariamente y convivirán con aquellas recetas que el público quiera consolidar.

De momento, sus apuestas más fuertes son su ensaladilla de langostinos, cebolla roja, apio y emulsión de coral de gamba roja, sus “no croquetas” de carabineros o sus carnes, donde destacan una presa ibérica a la brasa, rib eye de vaca vieja o “pork belly crispy&tender”.

¿Qué más tienen?

Tomás Muruaga

Hay entrantes como una gilda de atún aleta amarilla, niguiri de presa de angus o centollo con lima y rocoto sobre gazpacho suave de jalapeños. También ofrecen un taco de panceta ibérica o barriga de atún braseada. Tienen arroces, como el bomba estofado de pato, el negro socarrat de calamar o fideos rossejat de mejillones.

¿Qué opciones dulces hay?

La repostería tiene un sitio especial en su carta, dada la experiencia que arrastra el maestro pastelero Pablo Camacho, uno de los socios. Por lo pronto han apostado por tarta de chocolate poco hecha con cacahuetes y especias, sopa fresca de fresas con granizado de albahaca y lima o creme broulee de vainilla de Madagascar con frambuesas y tofee, además de una selección de quesos con higos confitados.

Tomás Muruaga

¿Qué se puede beber? La bodega ha arrancado con unas 30 referencias, muchas de ellas andaluzas, que se pueden tomar por copas. En un futuro próximo quieren ir ampliando la carta de vinos y sumarle coctelería.

¿Qué tiene de especial?

Se trata de un establecimiento atractivo con una decoración rompedora y una sugerente carta. Su ubicación en una zona dispuesta a modernizarse es otro de los reclamos, además de detalles como la elaboración diaria del pan artesanal de masa madre, del que se encarga Manu de Pablo. Tras el verano quieren ofrecer un horario ininterrumpido e incluso música en directo, con lo que promete convertirse en una de las propuestas más atractivas de la zona.

¿Cómo es el espacio?

Amplio, luminoso y diáfano, con columnas y paredes de hormigón que conviven con materiales naturales como la madera, presente en todo el mobiliario. El interiorismo ha corrido a cargo del estudio Curtidores.

¿Dónde encontrarles? En Gustavo Bacarisas, 1.