Actualidad Sevilla

Benjamín Martín engrosa la lista de bares que no abrirán más

Por Isabel Aguilar,

Benjamín Martín ha decidido despedirse de la hostelería y poner fin al negocio de Huerta de la Salud que lleva su nombre. Es una decisión tomada con calma y sin drama, ya que el bar funcionaba bien, pero estas semanas alejado del estrés diario le han hecho replantearse su futuro. “Aunque nos quedan unos años para la jubilación queremos aprovechar esta etapa para disfrutar de otras cosas”, explica, refiriéndose también a su mujer, Purificación Jiménez, que le acompaña en el establecimiento.

Benjamín Martín hijo, Purificación Jiménez y Benjamín Martín

Continuar la actividad y abrir en las próximas semanas sería “como empezar de cero, más complicado aún”, y aunque no estaba en sus planes inminentes sí que habían soñado ya con la vida que llevarían una vez que dejaran la hostelería. “Últimamente estábamos saturadísimos y teníamos un día a día de no parar, ha tenido que pasar esto para que nos planteemos nuestro futuro“, subraya.

Estas semanas de confinamiento les han servido para poner en orden sus ideas y sus prioridades. “Aún nos quedan unos años buenos y queremos aprovecharlos, hacer más cosas que ir del bar a casa y de casa al bar”, indica Benjamín Martín, pintor aficionado que ya sueña con los lienzos que le quedan por delante.

Uno de los cuadros pintados por Benjamín Martín

Además de esa circunstancia, tanto su hijo como su hija tienen ya el futuro resuelto al margen del bar familiar, con lo que no hay quien continúe con su labor. “Incluso lo hemos ofrecido a un trabajador que lleva años con nosotros y es parte de la casa que se quede con la gestión, pero no lo ha visto claro”, revela.

El trato cercano, el público de barrio y una cocina auténtica son los tres ejes que han vertebrado este negocio durante años. El bacalao con tomate, las espinacas con garbanzos y el aguacate con gamba y crujiente de alioli son tres especialidades de esta casa que echarán de menos sus parroquianos.