Actualidad Sevilla

El Serranito de Alfonso XII claudica ante el coronavirus

Por Isabel Aguilar,

Cuando las cosas vienen torcidas es complicado ganarle la batalla al destino. Y José Luis Cabeza Hernández no ha tenido más remedio que tirar la toalla con el Mesón El Serranito de la calle Alfonso XII, un establecimiento que estaba a punto de cumplir 33 años. Lo ha intentando y de eso no cabe duda. De hecho abrió en la Fase 2, a pesar de no tener terraza y de encontrarse en pleno centro con la falta de trasiego que había y hay en la zona, pero finalmente ha claudicado ante la crisis que ha generado el coronavirus y ha decidido traspasar el negocio.

carta de Mesones El Serranito

La ausencia de turismo y la elevada renta del local han descuadrado por completo las cuentas de este Serranito. Y cuando los números no salen, poco queda por hacer. La pena, admite José Luis con la voz quebrada, es que el pasado año acometieron una importante reforma en el espacio, renovando tanto las cámaras frigoríficas como la climatización.

Pero la inversión realizada no es lo que más duele a este hostelero, sino la cantidad que empleados a los que no podrá seguir manteniendo. En total tiene a 40 trabajadores que no ha podido reincorporar aún, puesto que tampoco ha abierto todavía El Serranito de Antonia Díaz, que es el más antiguo de los tres. Tan solo el de Triana (el más reciente con 21 años de historia) está en funcionamiento actualmente, aunque reconoce que solo hay parte de la plantilla en activo y no a plena jornada.

José Luis Cabezas se lamenta de la que la hostelería del casco antiguo de la ciudad está saturada con las abundantes aperturas de establecimientos que ha habido en los últimos años. “El centro de ahora no es el de antes, cuando todo el público del Aljarafe y de Huelva entrada por Alfonso XII y eso generaba mucho trasiego. Ahora los centros comerciales lo han transformado todo, igual que ocurrió con las carreteras convencionales con la llegada de las autovías”, esgrime. En la actualidad, subraya, “hay muchos bares y restaurantes para la poca gente que se acerca al centro”.