Actualidad Sevilla

Premios GURMÉ: La hostelería sevillana vive su gran noche de reconocimientos

Por Isabel Aguilar,

Después de cinco ediciones los Premios GURMÉ son ya toda una institución en la hostelería sevillana, que el pasado lunes disfrutó de una gala cargada de dinamismo y buen ambiente. El auditorio del Acuario fue el escenario elegido para la celebración, que estuvo conducida por la periodista Patricia García Mahamud, y a la que acudió una nutrida representación de la hostelería hispalense.

Los Premios GURMÉ 2019, que han estrenado nueva imagen, cuentan con Cruzcampo como partner estratégico. Sus patrocinadores son Aceite Guadalimón, Aceite Virgen Extra Monovarietal, Barrero y García, Bodegas Beronia, Concesur y Fervial Concesionarios Oficiales Mercedes Benz en Sevilla, Grupo Merino y Royal Bliss Premium.

La velada fue conducida por la periodista sevillana Patricia García Mahamud y contó con la intervención del crítico gastronómico de ABC Carlos Maribona, quien trajo como invitado a Juan Ruiz-Henestrosa, sumiller de Aponiente, para hablar de la importancia que ha cobrado la sala en los últimos tiempos y del auge del mundo de los vinos.

Entre las notas y las letras del grupo Pablo Chiris, que puso música en directo a la velada, la presentadora dio paso a la entrevista que el crítico gastronómico de ABC, Carlos Maribona, hizo al sumiller y jefe de sala de Aponiente, Juan Ruiz-Henestrosa. La importancia de cuidar la atención al cliente o el auge de los vinos de Jerez fueron algunos de los temas que trataron. «La sala es el alma del restaurante y el empresario no debe olvidarlo nunca», indicó el sumiller, quien también recordó que el protagonista debe ser siempre el cliente. Entre los temas que abordaron destacó el del regreso de muchos jóvenes hosteleros que salieron y ahora ven en Andalucía una oportunidad. «Se han dado cuenta de que ahora en su tierra hay futuro para desarrollar cocinas de nivel y hay muchos jóvenes haciendo cosas realmente interesantes», indicó Ruiz-Henestrosa. Sobre los vinos de Jerez, señaló que aunque han ganado protagonismo en los últimos años hay que seguir trabajando para asentarlos aún más en el consumo habitual.

Otra de las intervenciones de la velada fue la de Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, quien elogió «el acierto de unos premios como estos y realizados con tanta profesionalidad». «Es necesario poner el corazón y el alma en cada plato para que Sevilla tenga más oportunidades y pueda seguir atrayendo a visitantes gracias a su gastronomía».
Para el vicepresidente de la Junta de Andalucía para Sevilla y para toda la región es fundamental «apostar por la buena mesa y la excelencia de los productos». «Ese camino nos hace abanderar el ranking de personas que nos visitan y se quedan con ganas de repetir», concluyó Marín. Otras autoridades que acudieron a la gala fueron Antonio Muñoz, delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla; Antonio Jiménez, gerente del Consorcio de Turismo de Sevilla; Amador Sánchez, gerente de Prodetur o Antonio Luque, presidente de la Asociación de Hostelería de Sevilla.

Los premiados

Ahora bien, los auténticos protagonistas de la noche fueron los doce establecimientos premiados de esta edición, seis de ellos elegidos por un jurado profesional y otros seis por las votaciones del público a través de internet. Los ganadores elegidos por el jurado en esta edición fueron DCulto (Buhaira, 27) como “Mejor restaurante de cocina tradicional” y Casa Eme (Puerta Osario, 3) como “Mejor bar de cocina tradicional”. ConTenedor (San Luis, 50) resultó “Mejor restaurante de cocina creativa”, mientras que Tradevo Nervión (Plaza Pintor Amalio del Moral, 2) fue “Mejor bar de cocina creativa”.
El jurado, compuesto por Julio del Junco (crítico gastronómico); Carlos Lucena (Panadería Biga); Genoveva Torres (Ovejas Negras Company) y Curro Noriega (cocinero y profesor de hostelería), además de Isabel Aguilar, editora de GURMÉ Sevilla, han puesto la mirada en Carmona para seleccionar a Casa Curro Montoya (Santa María de Gracia, 13), que fue el ganador en la categoría de “Mejor establecimiento de la provincia de Sevilla”. Y el premio “Mejor apertura de 2019” fue para Vidaloca (Relator, 56).

Los galardonados por el público fueron Victoria 8 (Victoria, 8) en la categoría de “Mejor restaurante de cocina tradicional”; La Cañera (Virgen de Aguas Santas, 15) como “Mejor bar de cocina tradicional” y Eslava (Eslava, 3) como “Mejor restaurante de cocina creativa”. El premio a “Mejor bar de cocina creativa” fue para Puratasca (Numancia, 5) y el de “Mejor establecimiento de la provincia de Sevilla”, para La Resolana (Sor María de la Pasión, 2 de Salteras). En cuanto a la “Mejor apertura de 2019”, la votación del público dio como ganador a Fluvial (Paseo de Cristóbal Colón, 3).

Mención especial

Esta quinta edición de los Premios GURMÉ trajo como novedad una mención especial que entregó el equipo de GURMÉ y que recayó sobre Francisco Jacquot, propietario de Cabo Roche (Ramón y Cajal, s/n). Sus casi 60 años dedicado a la hostelería, su esfuerzo por cuidar la sala como lo hacía la vieja escuela sevillana y el mimo que pone a cada detalle de su establecimiento fueron las razones que llevaron a GURMÉ a rendirle este pequeño homenaje. Jacquot, que se mostró tan emocionado al conocer el premio que apenas le salieron unas palabras de agradecimiento, después confesó a GURMÉ que no esperaba la sorpresa y dedicó el galardón a su mujer, que le ha acompañado desde el principio en el sueño de abrir y gestionar Cabo Roche.

Invitados

Entre el público asistente a la gala de los V Premios GURMÉ podían reconocerse numerosos rostros conocidos de la hostelería sevillana. Álvaro Gimeno, de Petit Comité; Emilio Gimeno, de La Casa del Tigre; Javier Padura y Lucas Bernal, de Cotidiano; Juanma García, de Ovejas Negras Company; Rafa León, de Rafa León o Camila Ferraro y Robert Tetas, de Sobretablas, fueron algunos de ellos.
Tampoco quisieron perderse la cita Carlos de Rueda, de El Rinconcillo; Cinta Romero, de La Cochera del abuelo; Charo Álvarez, del restaurante La Sal o José Francisco Mayo y M. Ángeles Duque, de Manolo Mayo, entre otros muchos.