Actualidad Sevilla

De Nata trae todo el dulzor de Lisboa al corazón de Sevilla

Por Esther Romero,

En la calle Mateos Gago, en frente de la iglesia de Santa Cruz, cada hora que marcan las campanas nace una nueva hornada de pasteles de nata, el dulce más típico de Lisboa. El café obrador De Nata acoge este feliz alumbramiento ofreciendo a sevillanos, y a visitantes de la ciudad, un pedazo muy dulce de aires portugueses.

De nata

De Nata es un obrador monoproducto en el que la fabricación de los dulces queda expuesta a los ojos de la clientela. El local es un espacio abierto, diáfano, en el que se pueden degustar los pasteles de nata -de ahí el nombre del negocio- acompañándolos de un café cien por cien arábico natural, limonada casera o un té de hierbabuena.

De nata

Poder ver la elaboración en directo, absolutamente artesanal, de los dulces -y conocer los secretos de cómo se prepara la masa, el hojaldre y la crema cada rigurosa media hora-, es un reclamo para los más foodies. En los meses más fríos De Nata prepara chocolate caliente y miniaturas de sus pasteles, y existe, también, la opción de compra para llevar.

De nata

La idea de acercar el sabor más característico de Lisboa a la capital hispalense fue de Eva Gordon, una sevillana de pura cepa que emigró a Lisboa por trabajo -como empresaria del mundo del marketing-, y se enamoró del postre portugués. Tanto le gustó, que hace tres años dejó su trabajo y se dedicó a formarse en el mundo culinario en renombradas escuelas de hostelería y pastelería. Así, junto con dos socios portugueses, volvió a Sevilla con un sueño bajo el brazo, De Nata, y un objetivo: conectar en pequeños bocados a dos ciudades muy queridas, Lisboa y Sevilla.