Actualidad Sevilla

El Papelón se suma a la moda del brunch en Sevilla

Por Isabel Aguilar,

Cada vez son más establecimientos en Sevilla los que se suman a la moda de ofrecer esa mezcla de aperitivo y desayuno que tanto gusta a los extranjeros. Se trata del brunch, una costumbre poco arraigada en la capital andaluza que cada vez tiene más seguidores, y no solo entre el público foráneo, también está encontrando buen recibimiento entre la clientela local que de vez en cuando quiere regalarse un desayuno diferente o probar un aperitivo distinto.

El Papelón ha sido uno de los últimos en sumarse a esta costumbre con una carta de brunch que comparten cinco establecimientos de esta casa: el de la avenida de la Constitución, San Jacinto, Reyes Católicos, Gran Plaza y Torre Sevilla. También tienen la misma carta otros establecimientos del grupo, como Barajas 20 y Confundamento.

Fotos: JM Serrano

Fotos: JM Serrano

La nueva carta de brunch ofrece varias opciones que van desde un bol de frutas con kiwi, plátano, naranja y fresas o uno de yogur con muesli y fruta a un completo menú que incluye zumos, lácteos y cereal. El brunch energético, por ejemplo, está compuesto por una tosta de aguacate y queso fresco, además de un vaso de frutas, yogur con cereales, un zumo de naranja natural y café, elementos que se repiten en las demás opciones.

El ligero, por otro lado, lleva una tosta de pavo, queso fresco y rúcula y la citada guarnición de zumo de naranja, vaso de frutas, yogur con cereales y café, mientras que el francés sustituye la tosta por un cruasán con mantequilla y mermelada.

papelon-brunch-sevilla-2

Los otros tipos de brunch que se han incorporado a la oferta de este grupo son el nutritivo (con una tosta de salmón, aguacate y queso fresco), el antioxidante (donde la tosta lleva tomate y aguacate) o el proteico, que incorpora a la tostada de pan un revuelto de huevo con un poco de tomate fresco.

papelon-brunch-sevilla-4

La carta de brunch está disponible durante todo el día, ya que el público extranjero así lo demanda, y para el cliente local es una forma divertida y saludable de romper su rutina culinaria.