Actualidad Sevilla

Tribeca y Cañabota abren un nuevo bar en el que reivindican la tapa sevillana

Por Isabel Aguilar,

El establecimiento abrirá en febrero y pretende convertirse en la barra de Cañabota, del que es vecino

Tribeca y Cañabota están a punto de estrenar un nuevo espacio que redondeará la oferta gastronómica del grupo en Sevilla. El establecimiento, que abrirá en febrero, reivindica la tradición del tapeo clásico sevillano y pretende convertirse en la barra de tapas de Cañabota, del que separan tan solo unos metros, en la calle Orfila, 5.

Este nuevo espacio trae un concepto rompedor en la línea del grupo, que cuenta con un restaurante consolidado como Tribeca y un espacio de aire más informal pero centrado en la alta cocina marinera como es Cañabota. En esta inminente apuesta la protagonista será la barra, que recupera la tradición sevillana de tapear de pie y que ofrecerá una carta donde habrá tanto tapas como medias y platos, todos ellos con el buen pescado como eje central.

canabota1

Para Juan Luis Fernández, responsable de Cañabota, con este espacio quieren rendir homenaje a la clásica tapa sevillana, que se toma de pie y no se comparte. “La tapa de siempre tampoco requiere cambio de cubiertos”, explica el hostelero, que se ha esmerado junto a sus socios Eduardo Guardiola y Pedro Giménez para rescatar la esencia de los bares sevillanos de toda la vida.

Buen pescado

Este bar de tapas compartirá con su hermano Cañabota algunos detalles estéticos como los azulejos blancos o el suelo, además de la preocupación por el buen pescado que trae cada día Eduardo de sus incursiones por las lonjas andaluzas. También tendrá cocina a la vista y ofrecerá sus productos a la plancha, fritos o cocinados, pero no habrá brasas.

La gran barra contará con una amplia vitrina de recetas frías, que ocuparán una buena parte de la oferta gastronómica de este establecimiento. Habrá desde ensaladilla de gambas a papas con melva hasta guisos diarios como el cazón amarillo, la sopa de tomates con langostinos o las legumbres con pescados y mariscos. “Trabajaremos el buen producto y todo estará elaborado aquí, nada de caldos hechos con polvo, salsas de bote y otros productos de quinta gama”, añade Fernández.

El espacio

La distribución del espacio, de cuyo interiorismo se encarga Persevera Producciones, será luminoso gracias a los grandes ventanales que dan a la calle Orfila, y tendrá a la barra como eje central, elemento que se repetirá en diversas paredes del local con el fin de que el cliente tenga varias opciones para acomodarse a su gusto.

Al fondo habrá un salón con capacidad para cinco mesas y dotado con una estética que no dejará indiferente al comensal, aunque prefieren reservar los detalles para el momento de su apertura. También contará con un velador integrado por nueve mesas altas ubicado en la misma calle Orfila.