Nombre Niño Gordo
Dirección Calle Hernando Colón, 10 (  )
Horario De 13:00 a 23:30
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza No

Niño Gordo es la última incorporación de Ovejas Negras Company, grupo hostelero propietario de espacios como Castizo, Mamarracha, Tata Pila o Torres y García. Ofrece una carta desenfadada y con un punto canalla, pensada para aquéllos que buscan algo distinto que rompa las normas gastronómicas establecidas. En su propuesta ofrece un pintoresco recorrido por diversas culturas culinarias acompañado de coctelería de autor.

En la carta de Niño Gordo destacan recetas internacionales como bao cubano, mejillones Tikka Masala con arroz perfumado con menta y albahaca y cacahuetes o ramen tartufato, una receta nipona que se ha puesto de moda y que en este caso lleva espaguetis con dados de foie, trompetas de la muerte y trufa, huevo frito y estragón, además de caldo de Ramen con un toque de bacon ahumado. Otros de los platos disponibles son ensalada libanesa, salpicón thai o curry verde de calabaza, una receta elaborada con judiones mantecosos de la Granja y bimis tostados con mayonesa de picante de ajo negro. También hay wok basmati, poké de satay, lenguado coreano o presa ibérica.

nino-gordo-coscorron-%c2%b7-22-alta

Para beber cuentan con tirador de cervezas como Heineken, Paulaner, Lagunitas IPA o Cruzcampo APA, además de botellines El Águila. La coctelería cobra protagonismo con versiones en formato XXL pensadas para compartir y tienen una breve carta de vinos donde no faltan rosados, espumosos y generosos. En cuanto a los postres, trabajan curry frío de frutas con granizado de hierbas thai o chanjá con bizcocho de vainilla, melocotón en almíbar, dulce de leche, chantilly y merengue seco.

Niño Gordo tiene una amplia barra central que domina todo el local, además de una zona de mesas y sillas junto a la pared. Los tonos negros, rojo y madera crean un conjunto sofisticado y moderno completado por una pared de ladrillo visto y un numeroso conjunto de lámparas blancas y esféricas.

Te puede interesar

Apertura: Niño Gordo, un espacio “sin reglas” gastronómicas