La Tambora

La Tambora, un rincón del Caribe

Por Rolandino

Nombre La Tambora
Dirección Alfayatas, 7 (  )
Horario De 12:00 a 17:00 y de 20:00 a 24.00
Teléfono 672855515
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Homenajeando con su nombre uno de los instrumentos musicales utilizados en la República Dominicana en su célebre merengue, nos encontramos en el casco histórico, en la calle Alfayatas, con el hasta ahora único restaurante dominicano de una ciudad en la que por fortuna proliferan restaurantes de comida internacional, diferentes de los magníficos pero manidos restaurantes de comida italiana. Y no es sólo por su nombre y decoración. Ni siquiera por la nacionalidad de Ramón, su propietario, sino por una cocina y un ambiente inequívocamente caribeño.
Es un local pequeño, apenas seis mesas al que conviene acudir con reserva previa, que transporta al Caribe y dispone de un servicio amable a más no poder, en el que la sonrisa es más que una costumbre un verdadero estilo de vivir. La Tambora es una cocina honesta, hecha con respeto a la tradición, en el que podemos encontrar verdaderos tesoros preparados en su cocina a la vista: desde las imprescindibles y muy recomendables empanadillas de carne y queso -en mi opinión el plato más redondo de cuantos ofrecen- pasando por unas estupendas croquetas de yuca, un notable tambor de ternera hasta una merluza con leche de coco, correcta pero de nivel ligeramente inferior al de los otros platos.
El ambiente es muy agradable, con una decoración desenfadada, con buena música sonando de manera casi permanente y una numerosa clientela en busca de buena cocina y mejores momentos. Verdadera alegría de vivir. Muy importante es también su relación calidad-precio, muy competitiva: es un lugar donde se come muy bien y se puede pasar una velada divertídisima a precios realmente baratos; no siempre lo caro es sinónimo de calidad, y Córdoba tiene muchos ejemplos de ello.
La escueta carta de vinos es quizá la carencia más relevante de La Tambora, bien es cierto que matizada por precios muy contenidos para los ofrecidos y, sobre todo, por la fabulosa cerveza «Presidente», estupendos mojitos y la mamajuana que, por cortesía ofrecen a todos los comensales al terminar la comida.
Es, en suma, un lugar muy recomendable para aficionados a la comida del país caribeño pero también para aquellos que busquen experiencias gastronómicas novedosas a precios razonables. Ofrece además algunas especialidades cordobesas para los más conservadores (no desentonan el salmorejo ni el flamenquín casero) y disponen de un menú a mediodía al alcance.