El Rincón de Paco

El Rincón de Paco: La genuina fritura malagueña

Por Vicente Sánchez

Nombre El Rincón de Paco
Dirección Calle de la Radio, 6 (  )
Horario De 12:30 a 16:30 y de 20:20 a 23:15. Excepto el domingo: de 12:30 a 16:30
Teléfono 651044599
¿Tiene barril de Cruzcampo?
Terraza

El desarrollo económico de lo años sesenta propició el inicio del veraneo, alegre y desenfadado, de la clase media española. Los cordobeses, eligieron con preferencia los destinos de Fuengirola y Torre del Mar, a pesar de las dificultades que suponía, en aquellos tiempos, coronar la Cuesta de la Reina. Este restaurante de orígenes torreños evoca las casas de comidas marineras de los setenta, eso sí, con mayor oferta gastronómica que los de antaño.
A la entrada se encuentra la barra a la que se han adosado varias mesas altas con banquetas, tan de moda hoy día; al fondo, ante la cocina, en un expositor se pueden apreciar los pescados y mariscos que se ofertan. A la derecha un pequeño y luminoso comedor decorado, con cierta gracia, con el azul marinero tan típico de las barcas del copo de nuestra costa. Las mesas, con cristal sobre el mantel, nos transportan a sensaciones de años pasados; se acompañan de sillas de madera que requieren con urgencia dotarlas de mayor comodidad. La sala la dirige, como un periscopio siempre activado, María Bulyarets, atenta a las mínimas necesidades de sus comensales a los que atiende con eficacia y agrado; pese a su juventud, alumbra enormes dotes para este difícil y cualificado oficio de liderar una sala.
La carta es muy amplia y variada con epígrafes hoy en desuso: entrantes, ensaladas, especialidades de la casa… aunque la esencia de la casa lo marcan sus frituras y mariscos. Y siempre es de agradecer que casi todos los platos se ofrezcan en medias raciones. Las cigalas a la plancha, de tamaño mediano, están muy sabrosas pero mejorarían con algo más de turgencia. Las croquetas de pescado por su forma, el punto de su bechamel, el justo rebozado y delicado sabor son excelentes. Desmerecen las gambas al ajillo bañadas en un exceso de salsa que las desvirtúa. No ocurre lo mismo con las berenjenas fritas en forma de palitos: insuperables.
La fritura está a gran altura y revela su procedencia malagueña; tanto los calamaritos como la araña, en este caso, adquieren notas altas. El corruco o bolo es un almejón bivalbo que se consume crudo, como la concha fina o la ostra; de textura más consistente y con un rico sabor a mar. No es frecuente encontrarlos en Córdoba y los de esta casa están jugosos y frescos, asunto indispensable; sólo por degustarlos se da por justificada la visita a esta casa.
No es un restaurante de alto copete, ni pretende serlo, pero la comida es buena, sencilla y sabrosa; y los precios muy razonables. Tampoco conmueve por su innovación pero es muy loable que, en una época de tanta moda y complicación, se mantenga el espíritu de lo casero y tradicional con suma dignidad.